Santo de la Semana

Santos Áquila y Priscila

La única fuente que proporciona noticias sobre Áquila (judío originario del Ponto, hoy Turquía) y su esposa Priscila (presumiblemente romana, llamada también con su diminutivo “Prisca”), son las Sagradas Escrituras: Hch 18,1-3; Rom 16,3; 1Cor 16,19; 2Tim 4,19.

Narra el libro de los Hechos que su lugar de residencia era Roma, ciudad que debieron abandonar hacia el año 49 debido al decreto del emperador Claudio en el cual prohibía a los judíos habitar en la capital del Imperio. Este hecho es mencionado por el historiador Suetonio en su “Vida de Claudio” (n. 25): “…expulsó de Roma a los judíos por las continuas peleas a causa de un tal Cresto…”.

El matrimonio se estableció en Corinto (provincia de Acaya, Grecia) y con probabilidad para entonces ya habían abrazado la fe cristiana. En su hogar recibieron a San Pablo, quien se quedó a vivir y a trabajar con ellos ya que Áquila era, como él, fabricante de tiendas.

Según las referencias ambos eran personas muy especiales y devotas; al parecer no tuvieron hijos propios, pues de haber sido así no habrían podido salir de misiones con San Pablo.

En Corinto, gracias a la intensa labor apostólica de San Pablo y fieles colaboradores como Priscila y Áquila, la Iglesia de Acaya llegó a ser una de las más importantes, bautizándose en la fe cristiana numerosos libertos, artesanos y esclavos, pero también personajes importantes como Crispo -jefe de la sinagoga-, Erasto -tesorero de la ciudad- y Tercio -quien más tarde sería secretario de Pablo-. 

En el año 52 dejaron Corinto para acompañar a Pablo a Éfeso, donde la pareja se estableció, en tanto que el Apóstol prosiguió su viaje hacia Siria. Su casa se convirtió inmediatamente en lugar de acogida y encuentro para una comunidad cristiana.

Debían haber estado muy bien formados en las Sagradas Escrituras o conocerlas muy a fondo ya que instruyeron a Apolo, un judeocristiano de Alejandría “dotado de una gran elocuencia” y “muy versado en las Escrituras”, que había oído hablar del Señor pero sólo conocía el bautismo de Juan; ellos “le tomaron consigo y le expusieron más exactamente el Camino”, completando así su iniciación cristiana y animándole a presentarse ante la iglesia de Corinto, donde fue “de gran provecho, con la gracia divina, para los que habían creído, pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús es el Cristo”.

Muy queridos por San Pablo, fueron reconocidos en su tiempo por su entrega a otros y al Señor: “Saludad a Prisca y Áquila, colaboradores míos en Cristo Jesús. Ellos expusieron sus cabezas para salvarme. Gracias les sean dadas, no sólo de mi parte, sino de parte de todas las iglesias de los gentiles”, escribió.

Por la Carta a los Romanos -escrita hacia el año 57- se sabe que volvieron a Roma, donde según la tradición fueron martirizados y murieron decapitados.

Les conmemoramos el 8 de julio.

Santos Áquila y Priscila

(+ Siglo I)

Matrimonio misionero y mártir, fieles colaboradores del apóstol San Pablo, a quien acogieron en su casa y por cuya protección expusieron sus propias vidas. Como laicos comprometidos con el anuncio evangélico, su ardor misionero les llevó a varios destinos, colaborando así en el crecimiento de la Iglesia primitiva y sin dejar de trabajar para ganarse el sustento y ayudar a otros, contribuyendo con mucho al avance del Evangelio en Grecia y Asia Menor. Dice Benedicto XVI: “…gracias a la fe y al compromiso apostólico de fieles laicos, de familias como las de Aquila y Priscila, el cristianismo ha llegado a nuestra generación”.

Share this Story
  • Santo de la Semana

    Santos Áquila y Priscila

    La única fuente que proporciona noticias sobre Áquila (judío originario del Ponto, hoy Turquía) y su esposa Priscila (presumiblemente romana, llamada ...
Load More Related Articles
  • Santo de la Semana

    San Nikita

    Nikita, llamado también Nicetas, probablemente nació en Budjak (un antiguo territorio ubicado en la actual Bulgaria), en las riberas del río ...
  • Santo de la Semana

    San Isaac el Grande

    Sahak -en su lengua natal-, castellanizado en Isaac, nació el año 354, hijo de Nerses I, katholikos (patriarca o arzobispo) de ...
  • Santo de la Semana

    Santa Verena

    Los escasos datos históricos que de Verena se conservan, no así las narraciones que rayan en lo legendario, le consideran originaria ...
  • Santo de la Semana

    San Amadeo

    Nació Amadeo (Amadeus en latín, Amédée en su lengua natal) el año 1110 en el castillo de Chatte (Dauphine, Francia), de ...
  • Santo de la Semana

    San Sinforiano

    Originario de Autun, en la Galia Lugdunense (provincia romana ubicada en el norte de la actual Francia), Sinforiano era hijo de ...
  • Santo de la Semana

    San Elías

    Señala su Vita, escrita por un monje anónimo griego en fecha inmediata a la muerte, que nació en Enna (el “ombligo” ...
Load More In Santo de la Semana

Check Also

Un Dios respetuoso

Comentario al Evangelio del XXIV Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio