Abran de par en par las puertas a Cristo, Artículos

Respeta en todo momento la casa de Dios

Abran de par de par las puertas a Cristo

Por: PATTY CARRILLO

“Está escrito: Mi casa será llamada Casa de Oración. Pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones” (Mt 21,13).

Según los evangelios, Jesús acude al templo cotidianamente: allí ora, y enseña en sus atrios. Como el Templo del Antiguo Testamento, las iglesias hoy son lugares sagrados, reservados para el culto a Dios, ya que el Santísimo Sacramento está presente y requiere la mayor reverencia por parte de los fieles.

Por eso, aunque no se esté celebrando la santa Misa, el comportamiento debe estar siempre enfocado a la oración y el respeto a Dios. No es que la casa del Señor sea un lugar sombrío o rígido, pero tampoco es un lugar para divertirse y hacer  mucho ruido, sino un lugar sagrado que insta a la oración, es decir, al diálogo con el Señor. Nuestra actitud debe  reflejar nuestra fe en Él,  considerando que estamos en la presencia del mismo Jesucristo. Nuestro comportamiento no debe ser como en un centro comercial o recreativo ni como en el parque.

Por otro lado, si los católicos comprendiesen realmente el significado sublime de la Santa Misa, manifestarían el mayor respeto posible en su forma de vestir. No estamos juzgando a las personas por su apariencia, ya que una persona que llegara con un vestido sucio pero discreto, con modestia, puede deberse a que viene del trabajo, o quizá tiene grandes problemas personales y resta importancia a su forma de arreglarse, etc., es por eso más importante la actitud de nuestros actos y actitudes en la casa de Dios.

Cuando se descuida el respeto, el orden y el decoro hacia las cosas de Dios, refleja que esa persona se está dejando llevar por lo que el mundo considera importante y “normal”, sin considerar que Dios merece de los suyos todo el respeto y el amor: que Dios nos ame infinitamente y nos perdone siempre, no se opone sino al contrario, a la necesidad de rendirle adoración y gloria, manifestándoselas con un gran respeto también dentro del templo, donde además está Jesús sacramentado.

¡De la misma manera en que Jesús defendió la casa de su Padre (Cf Mt 21,13), así mismo debemos defender nosotros nuestros templos!

Guía para asistir a Misa

*¡No llegues tarde!, especialmente en domingo.

*Llega un poco antes de la hora indicada.

*Siéntate en los primeros asientos, así evitarás que los que lleguen después te interrumpan.

*Apaga y guarda el celular.

*No comas dentro del templo.

*Al llegar, dedica el tiempo a la oración para disponerte a recibir a Jesús.

*No platiques, ora.

*No critiques, no cuchichées, mucho menos veas con malos ojos a la gente.

*Viste apropiadamente: no escotes pronunciados, no mini-faldas, no shorts o chancletas para estar delante del Señor,

*Haz una genuflexión ante el Sagrario si no ha comenzado la Misa, si ya comenzó, hazla frente al altar.

*Para comulgar es necesario estar en gracia, respetar una hora de ayuno y, al estar en la fila, mantenerse recogidos en oración, con amor, y no andar saludando.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Abran de par en par las puertas a Cristo

Check Also

Un Dios respetuoso

Comentario al Evangelio del XXIV Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio