Miscelánea

Protejamos nuestros bosques del fuego

Por: RAÚL SÁNCHEZ K.

El adjetivo forestal

La palabra forestal es un término del francés antiguo forest, que puede traducirse como bosque, y llegó al bajo latín como forestalis, y al español como forestal. Se aplica pues este adjetivo a lo vinculado a los bosques.

Los bosques

El término bosque por su parte proviene del catalán bosc, a su vez del franco busk y de la raíz germánica bush (arbusto).

Los bosques son algo similar a una comunidad, pero de plantas, árboles y arbustos que cubren una importante porción del planeta tierra y que además funcionan como el hábitat de distintas especies animales.

Los bosques, sobre todo los más jóvenes, absorben dióxido de carbono, conservan el suelo y regulan los flujos hidrológicos.

Estos ecosistemas cumplen con funciones muy importantes en la preservación de la biodiversidad y el medio ambiente.

Aprovechamiento

La idea de aprovechamiento forestal alude a la extracción de recursos (madera, frutos, etc.) de los bosques. Estos productos forestales desarrollan un papel relevante en la vida económica de muchas regiones que tienen el bosque como principal medio de vida debido a los ingresos que genera.

Riesgos

Existen bosques en casi todas las regiones del planeta. La actividad humana, sin embargo, supone un riesgo para su conservación. Los bosques tampoco crecen o subsisten en las regiones con elevada frecuencia de fuego natural.

Incendios

En México, como en otros países, los incendios forestales afectan miles de hectáreas de bosques, matorrales, pastizales y todo lo que habita en ellos.

Un incendio forestal es un fuego que, cualquiera sea su origen y con peligro o daño a las personas, la propiedad o el ambiente, se propaga sin control en terrenos rurales, a través de vegetación leñosa, arbustiva o herbácea, viva o muerta. Es decir, es un fuego injustificado y descontrolado en el cual los combustibles son vegetales y que, en su propagación, puede destruir todo lo que encuentre a su paso.

Un incendio afecta al suelo, a la fauna, al aire, al ciclo del agua y, en general, al entorno del ser humano.

Origen

El origen de los incendios recae en la mayoría de los casos en la acción humana. El 99,7% de los incendios se inician ya sea por descuidos o negligencias en la manipulación de fuentes de calor, o por prácticas agrícolas o por intencionalidad, originada en motivaciones de distinto tipo, incluso la delictiva.

En nuestro país en el 2018 del 100 por ciento de las causas que provocaron incendios, un 10 por ciento fue por fogatas mal apagadas, 6 por ciento por personas fumadoras y 2 por ciento a causa de quema de basura, actividades que generalmente realizan paseantes.

Recomendaciones

Se recomienda a la población que tiene planeado salir a campo, que en la medida de lo posible, no enciendan fuego en las zonas forestales, o bien, se aseguren de que quede bien apagado, no arrojen cerrillos, colillas, cigarros u objetos encendidos; ni cualquier tipo de residuo o material combustible susceptible de originar un incendio.

En caso de presenciar un incendio forestal, no intenten apagarlo, ya que es una actividad de alto riesgo, que solo personas altamente capacitadas pueden hacer frente.

Para reportar incendios en bosques, selvas, manglares, zonas áridas y semiáridas la CONAFOR (Comisión Nacional Forestal) pone a disposición los números gratuitos 911 y el 01 800 INCENDIO (46 23 63 46), disponibles las 24 horas, los 365 días del año.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Por la puerta angosta

Comentario al Evangelio del XXI Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio