Miscelánea

Hace 90 años, cuando se reabrieron los templos

Anecdotario

Por: RAÚL SÁNCHEZ K.

La Ley Calles

El 14 de junio de 1926, el entonces presidente de México Plutarco Elías Calles Campuzano firmaba la llamada “Ley Calles”, que entraría en vigor el 31 de julio de ese año. Esa ley pretendía controlar y limitar el culto católico en nuestro país.

Entre los artículos de dicha ley estaban aquel que prohibía que los ministros de culto fueran extranjeros de nacimiento y que no se podía enseñar religión en las escuelas primarias; también uno sobre la disolución de monasterios y conventos, otro que decía que los ministros de culto no podían criticar cualquier artículo de la Constitución y uno más que postuló que los templos son propiedad de la nación y el poder federal podía decidir cuáles podían destinarse al culto y cuáles no…

Antecedentes

Desde 1918, a raíz de la entrada en vigor de los preceptos constitucionales en materia religiosa enmarcados en la Constitución de 1917, se dieron tensiones entre la Iglesia Católica y el Estado Mexicano. Existían cuestiones discutidas como el derecho de la Iglesia a impartir educación religiosa, la expropiación de bienes y el destierro de prelados, la inhabilitación de sacerdotes extranjeros y su posible expulsión.

Hubo hechos atentatorios como la bomba detonada en febrero de 1921 en la casa del entonces Arzobispo de México, Monseñor José Mora y del Río, o la de noviembre de ese mismo año contra la imagen de la Virgen de Guadalupe.

La firma de la Ley en comento fue el detonante que dio pie a que los Obispos tomaran providencias -aunque había división entre ellos- y decretaran, tras consulta con el Papa Pío XI, la suspensión de los cultos católicos en el país. El Papa seguía con interés y pesadumbre el conflicto mexicano e invitó a los Obispos mediante un telegrama “a hacer frente común y a no cumplir actos que puedan significar -o ser entendidos por el pueblo fiel- como una aprobación de las leyes impías”.

La Cristiada

La suspensión de los cultos el 31 de julio de 1926 mediante una Carta Pastoral dio pie a que el conflicto religioso, que ya se venía gestando, derivara en la que se denominó guerra cristera, hoy conocida como Cristiada, la cual por tres años enfrentó al Gobierno mexicano con numerosos grupos de fieles católicos denominados “cristeros”, indignados por las medidas legales emitidas contra la Iglesia y el culto religioso.

Los “arreglos”

El 21 de junio de 1929 finalizó oficialmente la Guerra Cristera en México tras la firma de los acuerdos entre el Arzobispo mexicano Leopoldo Ruiz y Flores, como delegado apostólico del Papa Pío XI, y el entonces presidente del país, Emilio Portes Gil, quien “abre un camino de negociación, diciendo que se pueden respetar ciertos derechos sin modificar la legislación”.

Los obispos, también apoyados por Roma, deciden aprovechar esta oportunidad precisamente para resolver el problema pastoral. Aunque los acuerdos se firmaron, las condiciones impuestas por el gobierno -en las que participaron tanto Estados Unidos mediante el embajador Dwight Morrow, como Mons. Pascual Diaz y Barreto, SJ, Obispo de Tabasco, no fueron las mejores: por eso se denominaron “arreglos”, ya que si bien las armas dejaron de sonar, las cosas no quedaron resueltas jurídicamente hablando.

La reapertura de los templos

El 29 de junio de 1929, hace 90 años, los templos de la República Mexicana abrían sus puertas a los católicos, dando pie sin embargo a un modus vivendi” que aún perdura, y eso a pesar de que en 1992 el presidente Carlos Salinas de Gortari promovió reformas a los artículos 3, 5, 27 28 y 130 de la Constitución y reconoció personalidad jurídica a la Iglesia, aunque limitada.

La reapertura de los templos y la vuelta del culto en ellos no cambió la situación del mejor modo, puesto que los dichos “arreglos” dejaron indefensos a miles de cristeros, quienes tras deponer las armas fueron asesinados. Además, la persecución religiosa en varios estados de la República, entre ellos Chihuahua, continuó casi una década después.

Share this Story
  • Miscelánea

    Hace 90 años, cuando se reabrieron los templos

    Anecdotario Por: RAÚL SÁNCHEZ K. La Ley Calles El 14 de junio de 1926, el entonces presidente de México Plutarco Elías ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

¡Podemos cuidar la naturaleza con nuestros hijos!

Por: SILVIA DEL VALLE Entre los mayores problemas ...

Anuncio