Miscelánea

Cuidemos la casa común

Por: CRISTINA ALBA MICHEL

I. Laudato si, un cambio de paradigma

Poco conocida por los fieles, la encíclica Laudato si ha realizado grandes aportes a la comunidad internacional y a las otras religiones. El Papa propone “un cambio de visión y de conducta”, dejar la mirada que no ve “las consecuencias de las propias acciones, y pasar a una visión global y planetaria que se refleja en una conducta de respeto, cooperación, austeridad y cuidado”.

Cuando del 25-27 de septiembre de 2015 se celebra en Nueva York la cumbre de la ONU sobre desarrollo sostenible con tareas para la Agenda 2030, la encíclica de Francisco lleva cuatro meses de andadura. La fecha de la cumbre se modifica para que el Papa pueda acudir, aprovechando su visita a Estados Unidos.

El Papa se encuentra antes y después con numerosos políticos para hablar sobre la necesidad “ética” de adoptar un comportamiento que permita el desarrollo sostenible, buscar se firmen compromisos por el bien común y no puros intereses individuales: alcaldes de las ciudades más importantes del mundo así como los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea son sus interlocutores. Francisco además pronuncia importantes discursos sobre desarrollo sostenible y conducta responsable en la sede de la ONU en Nueva York, y en Nairobi.

En pocos meses Laudato si repercute internacionalmente. Ban Ki-moon, a la sazón Secretario general de la ONU, reconoce su contribución para frenar el cambio climático.

Laudato si es referencia en seminarios realizados por líderes del Islam sobre cambio climático. Diversas asambleas, foros y jornadas académicas la han reflexionado: No deja a nadie indiferente. Sus principales aportaciones para la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible y la COP 21* son:

-Hablar del planeta como casa común, no como “la tierra” o “el planeta” para destacar la responsabilidad de todos de cuidarlo.

-Relacionar las dimensiones social, ambiental y económica, integrantes del desarrollo sostenible y mostrar que la degradación ambiental y la pobreza están interconectadas.

-Destacar que la promoción del desarrollo sostenible puede ser ocasión de encuentro y diálogo interreligioso.

-Apelar a las conciencias a una conversión ecológica, siguiendo la línea de sus predecesores. (Dra. Silvia Albareda Tiana, Universidad de Navarra).

*Asamblea para el Acuerdo de París sobre cambio climático, 2015.

II. Conoce el mensaje del Papa

A continuación, presento varios párrafos de Laudato si. Sugiero leerla completa.

– “El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral… La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común… Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos… Lamentablemente, muchos esfuerzos para buscar soluciones concretas a la crisis ambiental suelen ser frustrados no sólo por el rechazo de los poderosos, sino también por la falta de interés de los demás. Las actitudes que obstruyen los caminos de solución, aun entre los creyentes, van de la negación del problema a la indiferencia, la resignación cómoda o la confianza ciega en las soluciones técnicas. Necesitamos una solidaridad universal nueva” (n. 13-14).

– “Existen formas de contaminación que afectan cotidianamente a las personas. La exposición a los contaminantes atmosféricos produce un amplio espectro de efectos sobre la salud, especialmente de los más pobres, provocando millones de muertes prematuras. Se enferman, por ejemplo, a causa de la inhalación de elevados niveles de humo que procede de los combustibles que utilizan para cocinar o calentarse. A ello se suma la contaminación que afecta a todos, debida al transporte, al humo de la industria, a los depósitos de sustancias que contribuyen a la acidificación del suelo y del agua, a los fertilizantes, insecticidas, fungicidas, controladores de malezas y agrotóxicos en general. La tecnología… ligada a las finanzas… de hecho suele ser incapaz de ver el misterio de las múltiples relaciones que existen entre las cosas, por eso a veces resuelve un problema creando otros” (n. 20).

– “Se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año, muchos no biodegradables: residuos domiciliarios y comerciales, residuos de demolición, residuos clínicos, electrónicos e industriales, residuos altamente tóxicos y radioactivos. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería… Muchas veces se toman medidas sólo cuando se han producido efectos irreversibles para la salud de las personas” (n.21).

– “Nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático… La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan… numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano, óxidos de nitrógeno y otros) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana” (n.23).

– “Muchos pobres viven en lugares particularmente afectados por fenómenos relacionados con el calentamiento, y sus medios de subsistencia dependen fuertemente de las reservas naturales y de los servicios ecosistémicos como la agricultura, la pesca y los recursos forestales. No tienen otras actividades financieras y otros recursos que les permitan adaptarse a los impactos climáticos o hacer frente a situaciones catastróficas… Es trágico el aumento de los migrantes huyendo de la miseria empeorada por la degradación ambiental, que no son reconocidos como refugiados en las convenciones internacionales… hay una general indiferencia ante estas tragedias” (n.25).

– “Algunos estudios han alertado sobre la posibilidad de sufrir una escasez aguda de agua dentro de pocas décadas si no se actúa con urgencia. Los impactos ambientales podrían afectar a miles de millones de personas, pero es previsible que el control del agua por parte de grandes empresas mundiales se convierta en una de las principales fuentes de conflictos de este siglo” (n. 31).

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Pastoral Educativa presenta libro de la CEM

“Educar para una nueva sociedad” Por: Patricia Carrillo ...

Anuncio