Artículos, Por qué soy católico

¿Católicos vs Cristianos?

Por qué soy católico

Por: PACO PÉREZ

Pregunta: Hay quienes dicen que los cristianos son unos y los católicos otros. Yo he crecido sabiendo que ‘católico’ es lo mismo que ‘cristiano’, pero hay unos que se llaman solamente ‘cristianos’ y aseguran que nosotros no lo somos; incluso llegan a decir que somos, de plano, totalmente anticristianos y gente de lo peor. Siento que nos tienen mucha tirria y quisiera entender por qué. ¿Qué me puede decir al respecto?

Respuesta:¡Cuidado!, aquí hay un engaño que bien puede equipararse a un robo de identidad. Por lo menos manifiesta un desconocimiento o una adulteración del significado original de los términos. Sostener que entre católicos y cristianos no sólo hay diferencias sino oposición, es algo que únicamente puede deberse por ignorancia o mala fe.

Enfrentar a católicos contra cristianos es como querer poner a “las Chivas” contra el “Rebaño Sagrado” (o en todo caso a ingleses contra británicos). Bien pudieran ellos reclamar: “¡No manchen, somos de los mismos!”.

Esto nos lleva a considerar el origen, significado y alcance de los nombres y para esto es necesario hacer un poco de historia.

La evolución del término

El libro de los Hechos de los Apóstoles menciona distintos nombres que se usaron para referirse a los que se convertían al Señor gracias a la predicación. En un principio se les dio simplemente el nombre de “creyentes”, lo cual ponía de relieve la importancia de la fe como respuesta al anuncio de la buena nueva:

=> “Todos los creyentes estaban de acuerdo y tenían todo en común” (Hch 2,44).

=> “La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma” (Hch 4,32).

=> “Los creyentes cada vez en mayor número se adherían al Señor” (Hch 5,14).

Después aparece el término ‘discípulos’, que empezó a preferirse tal vez porque sugiere el compromiso que conlleva aceptar a Jesús:

=> “Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos” (Hch 6,2).

=> “El número de los discípulos se multiplicaba” (Hch 6,7).

Poco tiempo después se observa que el término “discípulos” se sustituye por la expresión “el camino”, para referirse a la doctrina y “los del camino”, para sus seguidores.

=> Dice Pablo: “Yo perseguí a muerte a este Camino, encadenando y arrojando a la cárcel a hombres y mujeres” (Hch 22,4).

Luego, el mismo libro de los Hechos nos proporciona un dato relevante sobre el origen del nombre más distintivo de los seguidores de Jesús:

=> “En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de ‘cristianos'” (Hch 11,26).

Se cree que en un principio era un término que los judíos usaban en forma despectiva para referirse a los discípulos y que luego fue adoptado por estos como un nombre muy honroso, por el que debían esforzarse para merecer.

¿Por qué “católico”?

Jesús no le puso nombre a la Iglesia que Él fundó, sólo mandó a sus apóstoles a predicar a la “gente”; pero pronto se dejó ver que no se trataba de una masa informe y desarticulada como pudiera esperarse de la simple predicación que se dio después de Pentecostés.

Los cristianos pronto fueron conscientes de que configuraban un cuerpo: una real unidad en la pluralidad. Era algo que iba más allá de las fronteras de la ciudad, algo que los unía como hermanos pese a las diferencias de lengua, raza y posición social. Tales diferencias eran irrelevantes ante la experiencia de poseer una misma visión ante la cual los dioses locales y las costumbres paganas carecían de valor. Ya no importaba tanto ser judío o griego sino que la nueva visión abarcaba a todos por igual. Su carácter universal era notorio. Las iglesias que iban surgiendo, más allá de las particularidades locales de gobierno y de territorio, se sentían parte de un cuerpo universal, esto es, católico.

San Ignacio de Antioquía, discípulo de San Juan, camino del martirio, fue el primero en usar el adjetivo ‘católica’ para referirse a la totalidad de la Iglesia, de la que formaban parte las diferentes comunidades locales diseminadas por el imperio. Pablo, por ejemplo, dirigió sus cartas a comunidades concretas: filipenses, romanos, corintios, gálatas… pero las epístolas de Pedro, Santiago, Judas y Juan fueron dirigidas a toda la Iglesia y son llamadas por ello “epístolas católicas”.

Una Iglesia Católica

El cuerpo de la Iglesia se formó como fruto de la predicación de los apóstoles en cumplimiento al mandato de Cristo. Para entender con claridad lo que el término ‘católico’ pretende abarcar, tenemos que remontarnos a ese momento solemne en el que el Señor definió a los apóstoles su misión:

“Jesús se acercó y les dijo: ‘Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Vayan y hagan discípulos míos entre todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo'” (Mateo 28,18-20).

En estas palabras está encerrado lo que significa la palabra ‘católico’: la totalidad, la universalidad, todos los pueblos, todo lo mandado, todos los tiempos.

En síntesis, podemos decir que la Iglesia fundada por Jesús es cristiana por su origen y católica (universal) por su misión. No hay oposición alguna en los nombres, sino que inicialmente hacían referencia a distintos aspectos de una misma realidad.

El Credo más antiguo que se conoce se remonta a la era apostólica y dice: “Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados…”. No abandonemos ese credo glorioso sin antes conocerlo a profundidad.

Share this Story
  • Artículos Por qué soy católico

    Robo de identidad

    Por qué soy católico Por: PACO PÉREZ PREGUNTA: En artículo anterior se habló de los auto-nombrados “cristianos”, que nos engañan haciéndonos ...
  • Artículos Por qué soy católico

    ¿Católicos vs Cristianos?

    Por qué soy católico Por: PACO PÉREZ Pregunta: Hay quienes dicen que los cristianos son unos y los católicos otros. Yo ...
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

Obispo de Parral es designado a otra diócesis

Por: Luis Efrén Tarango Díaz Con sorpresa los ...

Anuncio