Santo de la Semana

San Onofre

Llamado en latín Onuphrius, en inglés Onophry (y su conocido derivado Humphrey) y en su natal lengua egipcia Wenn-nefer, Onofre nació probablemente el año 320 y lo poco que de él se conoce es gracias al relato atribuido al abad Pafnucio, quien le conoció en su visita a los ermitaños de la Tebaida (Egipto). No obstante, la tradición le atribuye ascendencia real, hijo de un rey persa al que el diablo hizo entregar al pequeño a las llamas para probar si era fruto de una relación adulterina de la reina, prueba de la que resultó ileso.

Desde muy pequeño entró en un monasterio de la Tebaida, el cual abandonó para seguir su inclinación hacia la vida de soledad y buscando una mayor perfección espiritual. Llevó este género de vida cenobítica en el desierto por más de 60 años.

Cuando Pafnucio llegó donde Onofre, quedó asombrado ya que creyó ver un terrible animal. Era un anciano con cabellera y barbas tan largas que le llegaban al suelo y el cuerpo cubierto por un vello espeso como la piel de una fiera y de sus hombros colgaba un manto de hojas. Pafnucio emprendió la huida, pero detuvo su carrera al escuchar hablar a aquella extraña figura que le aseguró que él también era un hombre y un siervo de Dios.

No sin recelo, Pafnucio se acercó y muy pronto entablaron conversación. Onofre le confió que en innumerables ocasiones había sufrido la violencia de las tentaciones, al igual que tantas y tan terribles circunstancias que muchas veces pensó moriría de hambre o de sed, de frío o de calor; pero que viendo el Señor su paciencia, ayunos y penitencia, le había enviado después a su ángel custodio para llevarle alimento y agua, además de la Eucaristía los domingos. También le dijo que la palmera cercana a su cueva le daba al año doce racimos de dátiles, uno para cada mes.

Pasaron el resto del día en amable plática sobre cosas santas y, al caer la tarde, aparecieron ante ellos un gran pan y un cántaro de agua que compartieron.

Apartados uno del otro oraron durante toda aquella noche. Al día siguiente Pafnucio advirtió que el ermitaño se hallaba agonizante: “Nada temas, hermano Pafnucio; el Señor, en su infinita misericordia, te envió aquí para que me sepultaras”, le dijo. Suplicando que encomendase su alma a las oraciones de los fieles, por quienes él mismo prometía interceder, tras darle la bendición entregó el espíritu. Se presume era el 12 de junio del año 400. El visitante le hizo una mortaja con la mitad de su túnica, depositó el cadáver en el hueco de una roca y lo cubrió con piedras.

Pafnucio consideraba quedarse ahí para llevar vida eremítica y rendir homenaje a tan santo varón, cuando de pronto vio cómo se derrumbaba la cueva y desaparecía la palmera; comprendió entonces que no debía permanecer más tiempo en aquel lugar sino dar a conocer la vida eremítica como perfecto estado de vida espiritual.

El culto a San Onofre, apodado “el Piloso”, se propagó por toda la cristiandad, inscribiéndose en el Martirologio Romano su conmemoración litúrgica el 12 de junio.

San Onofre de Egipto

(320-400)

Anacoreta en la Tebaida egipcíaca, titán de la penitencia, que en el vasto desierto llevó santa vida religiosa por espacio de sesenta años. Apodado “el piloso”, por su larga barba y el vello que cubría todo su cuerpo, se le considera patrono de tejedores, de quienes buscan empleo y casa propia; además se le invoca para pedir marido y una buena muerte, así como protector de la castidad y contra los riesgos de abusos sexuales.

Share this Story
  • Santo de la Semana

    San Onofre

    Llamado en latín Onuphrius, en inglés Onophry (y su conocido derivado Humphrey) y en su natal lengua egipcia Wenn-nefer, Onofre nació ...
Load More Related Articles
  • Santo de la Semana

    San Hipacio

    De acuerdo con la biografía escrita por Calínico, monje y discípulo suyo, Hipacio, nació hacia el año 366 en Frigia, antigua ...
  • Santo de la Semana

    San Onofre

    Llamado en latín Onuphrius, en inglés Onophry (y su conocido derivado Humphrey) y en su natal lengua egipcia Wenn-nefer, Onofre nació ...
  • Santo de la Semana

    San Francisco Caracciolo

    El segundo de cinco hijos del ilustre matrimonio de Francisco e Isabel Caracciolo nació el 13 de octubre de 1563 en ...
  • Santo de la Semana

    San Próculo

    Si bien se conoce el nombre, la época del martirio y está por demás legitimada la antigüedad de su culto, sin ...
  • Santo de la Semana

    San Bernardino de Siena

    Hijo de Albertollo de los Albizzeschi y de Raniera de los Avveduti, Bernardino nació el día de la Natividad de la ...
  • Santo de la Semana

    San Aquileo

    Aquileo (en ocasiones también llamado Aquiles), nació en la entonces provincia romana de Capadocia (en el actual Turquía) en el seno ...
Load More In Santo de la Semana

Check Also

La Santísima Trinidad, música de vida, amor y alegría

Por: CRISTINA ALBA MICHEL Dios no tiene principio ...

Anuncio