Santo de la Semana

San Hipacio

De acuerdo con la biografía escrita por Calínico, monje y discípulo suyo, Hipacio, nació hacia el año 366 en Frigia, antigua región del Asia Menor (hoy territorio turco).

Educado por su padre, un hombre culto y estudioso que tenía la ambición de que su hijo siguiese sus pasos, Hipacio más bien se inclinaba a la vida religiosa, por lo que huyó de la casa paterna a los 18 años de edad luego de recibir una despiadada paliza que le propinó su progenitor.

A impulsos de una admonición sobrenatural, se dirigió a Tracia (región que abarca actualmente Bulgaria, Grecia y la parte europea de Turquía), donde por largo tiempo trabajó como pastor. Como gozaba de buena voz, un sacerdote que le oyó cantar se interesó por él y le enseñó el Salterio (los Salmos) y los cánticos. Es probable que por consejo de aquel sacerdote Hipacio se uniera a un solitario (o eremita) llamado Jonás, quien retirado de la milicia vivía entregado a la oración y la penitencia. Según narra la leyenda, sus penitencias eran sumamente rígidas, como abstenerse de comer o beber durante cuarenta días consecutivos. En ese retiro le encontró su arrepentido padre, lográndose la anhelada reconciliación.

Posteriormente se trasladaron a Constantinopla, donde Jonás se quedó a vivir en tanto que Hipacio siguió su camino hasta llegar a un lugar llamado La Encina, en Bitinia, a las afueras de Calcedonia (Asia Menor), donde un funcionario consular de nombre Rufino construyó un monasterio y una iglesia dedicada a San Pedro y San Pablo. Dicha comunidad monacal había tenido su época de prosperidad, pero a la muerte del fundador los monjes denominados “Rufinos” se dispersaron, el lugar cayó en decadencia y pronto adquirió reputación de que albergaba fantasmas y ánimas en pena. Como nadie se atrevía a penetrar ahí, los edificios quedaron abandonados durante años hasta que Hipacio y dos compañeros, Timoteo y Mosquion, se decidieron a ocuparlos.

Llevaban poco tiempo habitando esas ruinas cuando comenzaron a llegar discípulos, lográndose en poco tiempo reunir una gran comunidad que se abocó a reparar los daños en la iglesia y el monasterio causados por el tiempo y el abandono.

Por ser laico, Hipacio fue electo hegúmeno, es decir, superior del monasterio, y como tal emprendió una misión para revivir la práctica de la religión, constituyéndose en paladín de la ortodoxia ante herejías como la de Nestorio, condenada por la comunidad antes de hacerlo oficial la Iglesia, así como contra la instauración en Calcedonia de los juegos olímpicos (muy distintos de los que actualmente se realizan en el mundo deportivo), declarando con vehemencia que él y sus monjes perderían la vida antes que permitir el restablecimiento de semejantes prácticas paganas, protestas que culminaron por deshacer dichos planes.

Tras gobernar con sabiduría y santidad por muchos años el monasterio, Hipacio descansó en el Señor probablemente el año 446, a la edad de 80 años. A su muerte, el lugar tomó su nombre.

Los calendarios católico, ortodoxo y bizantino incluyen su festividad litúrgica el 17 de junio.

Fuente: El Testigo Fiel.

San Hipacio de Bitinia

 (366-446)

Hegúmeno del monasterio de los Rufinos el cual, con una vida austera y duros ayunos, enseñó a sus discípulos la perfecta obediencia a la observancia monástica, y a los seglares el verdadero temor de Dios.

Apodado “el estudioso de Cristo”, se hizo famoso por los milagros que el Señor le concedió realizar y por el don de profecía, así como por su defensa de la fe cristiana frente a los errores diseminados por el hereje Nestorio, lo que le ganó un lugar de honor en los calendarios católico, ortodoxo y bizantino.

Share this Story
  • Santo de la Semana

    San Hipacio

    De acuerdo con la biografía escrita por Calínico, monje y discípulo suyo, Hipacio, nació hacia el año 366 en Frigia, antigua ...
Load More Related Articles
  • Santo de la Semana

    San Nikita

    Nikita, llamado también Nicetas, probablemente nació en Budjak (un antiguo territorio ubicado en la actual Bulgaria), en las riberas del río ...
  • Santo de la Semana

    San Isaac el Grande

    Sahak -en su lengua natal-, castellanizado en Isaac, nació el año 354, hijo de Nerses I, katholikos (patriarca o arzobispo) de ...
  • Santo de la Semana

    Santa Verena

    Los escasos datos históricos que de Verena se conservan, no así las narraciones que rayan en lo legendario, le consideran originaria ...
  • Santo de la Semana

    San Amadeo

    Nació Amadeo (Amadeus en latín, Amédée en su lengua natal) el año 1110 en el castillo de Chatte (Dauphine, Francia), de ...
  • Santo de la Semana

    San Sinforiano

    Originario de Autun, en la Galia Lugdunense (provincia romana ubicada en el norte de la actual Francia), Sinforiano era hijo de ...
  • Santo de la Semana

    San Elías

    Señala su Vita, escrita por un monje anónimo griego en fecha inmediata a la muerte, que nació en Enna (el “ombligo” ...
Load More In Santo de la Semana

Check Also

Un Dios respetuoso

Comentario al Evangelio del XXIV Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio