Artículos, Caminando con el Papa

¿Qué hacer ante un clima de ensañamiento?

Caminando con el Papa

Por: CRISTINA ALBA MICHEL

I. El Papa y el Evangelio

Destruir la verdad, “a través de la seducción, escándalos y calumnias”.

1. La mañanita del 18 de junio del año pasado, Papa Francisco reflexionó sobre la importancia y la necesidad de comunicar la verdad. Partió de la primera lectura del día: 1Re 21,1-6. “El primer paso de toda dictadura es la manipulación sin escrúpulos de la libre comunicación, a través de la seducción de los escándalos y las calumnias, para debilitar la vida democrática y condenar a personas e instituciones”. ¿Qué tienen que ver sus palabras con la narración del autor sagrado?

2. El texto narra el asesinato de Nabot, cuya historia “conmovedora, es la historia de un mártir, mártir de la fidelidad a la herencia que había recibido de sus padres. La herencia no se vende, esta era la convicción de Nabot, porque la herencia está más allá de una viña, era una herencia del corazón y esto no se vende”. Pero hubo alguien -siempre hay alguien así- a quien no le importó ni la herencia ni el dueño de la herencia; era un reyezuelo, “pobrecillo, no sabía lo que quería, no sabía gobernar y, como un niño se vuelve caprichoso: ‘Yo quiero eso, yo soy el rey’. Y como no sabe cómo hacerle”, hace un berrinche y se pone a llorar.

3. ¡Una mujer decidida y cruel interviene! Era Jezabel, que terminó comida por los perros -siempre hay personas decididas y crueles detrás de los reyezuelos inútiles-. Ella va y reprende al rey, le “enseña cómo se gobierna” asesinando al inocente, al que guarda su herencia del corazón, cometiendo injusticia contra él, robándole lo suyo y haciéndose de la vista gorda, ¡por un capricho!

La de Nabot es la historia de tantos mártires y confesores de ayer y hoy. Los tres jóvenes del libro de Daniel, Susana, Juan Bautista, Jesús, Esteban, los mártires mexicanos y los de todo tiempo y lugar, asesinados por guardar la herencia del corazón hasta las últimas consecuencias.

4. “Hoy también se usa este método, destruir la libre comunicación”, la verdad. “Todas las dictaduras han empezado adulterando la comunicación para ponerla en las manos de una persona, de un gobierno sin escrúpulos. Y también en la vida cotidiana es así”. Y vemos en las redes sociales cómo sin escrúpulos o por ingenua y peligrosa ignorancia, se adultera la verdad, sin importarle a quien lanza la nota ni a quien la recibe, si lo que está ahí es verdad o no. Pensemos -concluyó el Santo Padre-, en “tantas personas destruidas, tantos países destruidos, tantas dictaduras… que han destruido a los países”.

II. Glosas y noticias

Cuando Francisco calla

Papa Francisco es una persona confiada, confía en los demás. Esto le ha costado lo suyo porque los demás no siempre han sido de fiar y le han dañado a lo largo de estos seis años de pontificado. En la reciente entrevista de Valentina Alazraki para Televisa, llega un punto en el que ella le pregunta si no ve este sexto año “quizás el más difícil de su pontificado”, si su popularidad ha caído para la prensa, si se acabó aquella “luna de miel” con los medios. Él respondió que no tiene problemas con la prensa y los periodistas, pero a decir verdad, ha habido momentos en que han puesto en entredicho lo expresado por el Papa, y en medios de comunicación europeos y ciertos medios estadounidenses -incluso católicos- se ha vendido la imagen de un Papa que se equivoca continuamente, que oculta hechos y dichos, que planea secretos y cosas peores. Se le exige, por otro lado, que informe TODO lo que está haciendo, so pretexto de transparencia.

Para aquellos que opinan que el Papa no hace nada en los temas espinosos que aquejan a la Iglesia, me gustó que a la periodista el Papa le dijera muy claro: “el Papa no tiene que andar publicando todos los días lo que está haciendo”, ni responder siempre a las acusaciones. Porque, añadió Francisco reflexivamente y lo comentamos primero nosotros hace varios meses bajo el título “El silencio del Papa”, “hay otra cosa que siempre me impresionó: los silencios de Jesús. Jesús siempre respondía, incluso a los enemigos cuando le venían con chicanas para ver si pisaba el palito y caía… les contestaba. Pero cuando hubo clima de ensañamiento, cerró la boca. O sea, delante de un clima de ensañamiento no se puede contestar”.

Pensar

No escucharon la historia de Esteban sobre las maravillas de Dios para su pueblo, “no escuchaban y al mismo tiempo elegían las piedras para lapidarlo. Era para ellos más importante lapidar a Esteban que escuchar la verdad. Muchas personas, muchos países han sido destruidos por dictaduras malvadas y calumniosas… No era una idea peregrina la del apóstol Santiago cuando habló de la lengua y de la capacidad destructiva de la comunicación malvada: sabía de qué hablaba”. 

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

¡Podemos cuidar la naturaleza con nuestros hijos!

Por: SILVIA DEL VALLE Entre los mayores problemas ...

Anuncio