Miscelánea

Norberto vivirá, porque Jesús vive

Por: REDACCIÓN

Esos rostros y esa sangre claman al cielo.

Veintidós años son pocos, son también la vida entera, son una profunda eternidad, un amor enraizado en el corazón de una madre y un padre, de una familia, de una sociedad. Norberto tenía 22 años, era de nuestra patria chica, Chihuahua; de Meoqui, cuna de tanta gente de fe.

Su secuestro -más bien su preciosa vida- movilizó a los compañeros de la Universidad del Pedregal donde estaba a punto de graduarse, a sus padres y familiares, a conocidos y desconocidos. Así nos mueva la vida de cada persona en esta patria, así nos levantemos -¡basta de estar arrodillados, de ser indiferentes, de cerrar los ojos!- para defender la vida de todos: desde el pequeño bebé indefenso en riesgo de ser abortado o la vida de las mujeres que permiten les arranquen a los hijos de sus entrañas, hasta la vida de tantos jóvenes cada día desaparecidos para no volverles a ver jamás, o para encontrar sus cuerpos sin vida, como también los de muchos migrantes que buscaban una mejor calidad de vida.

Todas estas muertes se relacionan con una situación que sume a México en el dolor y a las autoridades en el escándalo y la vergüenza. ¡Basta!, gritemos una y otra vez. Porque el rostro de Norberto es el de tu hijo, de tu hija, de tus hermanos… Esos rostros y esa sangre claman al cielo.

Abrimos el corazón y abrazamos a los padres de Norberto -Norelia y Norberto-, a sus hermanos, a su novia, a toda su familia. No hay palabras que alcancen la profundidad de tanto dolor, pero queremos decirles que tampoco hay palabras que alcancen la altura de la gran esperanza firme, sólo en Cristo, de que un día -ojalá no muy lejano- “Él secará todas sus lágrimas, y no habrá más muerte ni pena ni dolor, porque todo lo de antes pasó… estas palabras son verdaderas y dignas de crédito” (Ap. 21,4-5). Y si la vida se nos va en defender la vida de todos, será lo menos que podamos hacer para lavar la sangre de las víctimas que corre por cada rincón de esta patria.

Norelia, te devolverá Jesús Resucitado a tu niño, y el Espíritu Santo que llora contigo desde el fondo de tu corazón clama también contigo como aquella madre de los siete muchachos macabeos: “Yo no sé cómo ustedes aparecieron en mis entrañas; no fui yo quien les dio el espíritu y la vida, pero sé que el Creador que plasmó al hombre en su nacimiento, les devolverá misericordiosamente el espíritu y la vida” (Cf. 2Mc 7,22-23).

-Imagen: 24 Horas.

Share this Story
  • Miscelánea

    Norberto vivirá, porque Jesús vive

    Por: REDACCIÓN Esos rostros y esa sangre claman al cielo. Veintidós años son pocos, son también la vida entera, son una ...
Load More Related Articles
Load More In Miscelánea

Check Also

Pronto cuatro nuevos sacerdotes

En estos aciagos tiempos de pandemia, Notidiócesis del ...

Anuncio