Catequesis

La Eucaristía como sacrificio

Celebrar la fe

Por: RAÚL SÁNCHEZ K.

“Cuantas veces se renueva en el altar el sacrificio de la cruz, en el que ‘Cristo, nuestra Pascua, fue inmolado’ (1Co 5,7), se realiza la obra de nuestra redención” (Lumen Gentium, 3).

Consideraciones

Ya expusimos que “debemos considerar la Eucaristía como: Acción de gracias y alabanza al Padre; Memorial del sacrificio de Cristo y de su Cuerpo, y presencia de Cristo por el poder de su palabra y de su Espíritu” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1358).

Un memorial

“La Eucaristía es el memorial de la Pascua de Cristo, la actualización y la ofrenda sacramental de su único sacrificio, en la liturgia de la Iglesia que es su Cuerpo. En todas las plegarias eucarísticas encontramos, tras las palabras de la institución, una oración llamada anámnesis o memorial” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1362; cf Notidiócesis 12 agosto 2018).

No mero recuerdo

“En el sentido empleado por la Sagrada Escritura, el memorial no es solamente el recuerdo de los acontecimientos del pasado, sino la proclamación de las maravillas que Dios ha realizado en favor de los hombres (cf Ex 13,3). En la celebración litúrgica, estos acontecimientos se hacen, en cierta forma, presentes y actuales. De esta manera Israel entiende su liberación de Egipto: cada vez que es celebrada la pascua, los acontecimientos del Éxodo se hacen presentes a la memoria de los creyentes a fin de que conformen su vida a estos acontecimientos” (Ibíd., 1363).

Sentido nuevo

“El memorial recibe un sentido nuevo en el Nuevo Testamento. Cuando la Iglesia celebra la Eucaristía, hace memoria de la Pascua de Cristo y ésta se hace presente: el sacrificio que Cristo ofreció de una vez para siempre en la cruz, permanece siempre actual (cf Hb 7,25-27)” (Ibíd., 1364).

Sacrificio perpetuo

“Nuestro Salvador, en la última cena, la noche que lo traicionaban, instituyó el sacrificio eucarístico de su cuerpo y sangre, con el cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz, y a confiar así a su esposa, la Iglesia, el memorial de su muerte y resurrección” (Sacrosanctum Concilium, 47).

No una repetición

“La Misa, en efecto, no es una repetición del sacrificio del Calvario, como si Cristo volviera a morir una y otra vez, sino que es el memorial o actualización sacramental de ese mismo y único sacrificio de la cruz…

La redención, por la muerte y resurrección de Cristo, se efectuó una sola vez y para siempre en la historia…

En el sacrificio del Calvario se consumó definitivamente nuestra redención; en la Misa se nos aplican los méritos infinitos de ese único sacrificio” (Católico: ¡defiende tu fe!, Pbro. Dizán Vázquez).

Share this Story
Load More Related Articles
  • Simón el Mago intenta comprar el don del Espíritu Santo a Pedro. Cuadro de Avanzino Nucci de 1620.
    Catequesis

    La simonía

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. Simón el Mago En tiempo de los Apóstoles, en la región de Samaria vivía ...
  • Catequesis

    La Eucaristía construye la Iglesia

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “Has gustado la sangre del Señor y no reconoces a tu hermano. Deshonras esta ...
  • Catequesis

    Sacrilegios

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. El término sacrilegio deriva del latín sacrum, sagrado, y de legere, tomado en este ...
  • Catequesis

    Los frutos de la comunión (II)

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. Ya expusimos que son muchos los frutos al recibir la comunión, por ser el ...
  • Catequesis

    Tentar a Dios

    Vivir la fe Por: Raúl Sánchez K. “La virtud de la religión inclina al hombre a rendir a Dios el respeto, ...
  • Catequesis

    Los frutos de la comunión (I)

    Celebrar la fe Por: Raúl Sánchez K. “Cuando en las fiestas del Señor los fieles reciben el Cuerpo del Hijo, proclaman ...
Load More In Catequesis

Check Also

Francisco, Obispo de Roma, párroco del mundo

50º aniversario sacerdotal Por: Luis Efrén Tarango Díaz ...

Anuncio