Artículos, Caminando con el Papa

Fuego que no quema, Calor que no sofoca

Caminando con el Papa

Por: CRISTINA ALBA MICHEL

I. El Papa y el Evangelio

¡Pentecostés!

1. Hoy es el día del Fuego que no quema, del Calor que no sofoca, de la Sabiduría que no envanece, del Viento que impulsa, de la Caridad de Cristo. El Paráclito, el Defensor, el Abogado, viene con la fuerza de Dios. Él convirtió a los temerosos apóstoles en valientes testigos del Señor Resucitado. Él congregó a los creyentes, uniéndolos en un solo corazón y una sola alma. Él es quien anima a los fieles a seguir en la brecha sin temer los obstáculos, las contradicciones, las persecuciones y los problemas. Él, sólo Él, quien siempre está dispuesto a recordarnos la Verdad, a descubrirnos a Jesús, a mantenernos en su Camino y comunicarnos su Vida.

2. El mandato de Jesús es claro: “Vayan, prediquen, hagan discípulos”. Esto es, evangelicen. Pero -pregunta Papa Francisco-, ¿qué significa realmente evangelizar?”.

La evangelización no es una simple predicación, es un anuncio. Un “anuncio que golpea, entra, cambia los corazones porque dentro está el Espíritu Santo. Sin el Espíritu Santo no hay evangelización. Él es el protagonista, nosotros los servidores. Él es quien lleva adelante. Cuando no está el Espíritu, solamente están nuestras capacidades… puede estar nuestra fe pero sin el Espíritu”, en esos casos “la cosa no va adelante, no cambia los corazones”.

3. El anuncio “abofetea, golpea de forma directa, va adelante, cambia las cosas”. ¡Cuántos planes pastorales bien hechos han fracasado!, porque han sido incapaces de cambiar los corazones, porque no se ha avanzado con el Espíritu como protagonista. Porque se ha dejado de lado el servicio, y Jesús ordena: “Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen los demonios. El anuncio conlleva el servicio. El Espíritu no sólo te lleva a proclamar las verdades y la vida del Señor, te lleva también donde los hermanos para servirles, incluso en las cosas pequeñas”. Y hacerlo “gratis, pues gratis habéis recibido”.

Todos los trabajadores pastorales han de aprender que “su vida debe ser gratuita, en el servicio, en el anuncio, llevados por el Espíritu”. (Cf. Homilía junio 11, 2018)

II. Glosas y noticias

La “agenda” del Espíritu Santo

1. Ante una delegación de Cáritas Internacional reunida en Roma el 23 de mayo para su XXI Asamblea General, el Papa presidió la santa Misa. Su homilía profundizó un texto de los Hechos de los Apóstoles (15,7) sobre el problema de los paganos convertidos a la Fe. ¿Era necesario que adoptaran todas las normas de la Ley antigua? El problema era complejo, los apóstoles se cuestionaban qué hacer.

En este punto el Papa planteó una pregunta, válida para tantas dudas que hoy surgen sobre la práctica pastoral: “¿Por qué Jesús no dejó una sugerencia para resolver al menos este primer gran debate? ¿Por qué Jesús no siempre dio reglas claras y rápidas de resolución?”.

2. Porque “Jesús no quiere que la Iglesia sea un modelo perfecto”. Continuamente surge “la tentación de la eficiencia… pensar que la Iglesia está bien si tiene todo bajo control, si vive sin conmociones, con la agenda siempre en orden”. Pues resulta que el Señor no tiene esos métodos.

“Él no envía una respuesta”, ni da la solución hecha, “sino que envía al Espíritu Santo. Y el Espíritu no viene con una agenda. Viene como fuego”. Jesús no se dedicó a impulsar la eficacia de la Iglesia, Él “vivió… en el camino, sin temer las conmociones de la vida. El Evangelio es nuestro programa de vida”, que comprendemos con la sabia luz del Espíritu y practicamos con su fuego que impulsa.

3. Sin embargo, en la respuesta de los apóstoles al problema de los conversos del paganismo, descubrimos tres elementos para la Iglesia en camino: el valor de la renuncia, la humildad de escuchar y el carisma de la unidad.

Los apóstoles sabían que su identidad cristiana estaba en juego. Para solucionar el problema, primero decidieron que el anuncio del Señor es siempre lo primero y más valioso, renunciaron así a lo secundario, para bien de creyentes no judíos. Segundo, tuvieron la humildad de escuchar a todos, dejar hablar a todos, mantener el corazón abierto “sin imponer y con tolerancia a los cambios”. Finalmente, tomaron la decisión de permanecer unidos: no prevalecieron “preferencias y estrategias propias, sino el ser y sentirse Iglesia de Jesús, reunidos alrededor de Pedro, en la caridad que crea no uniformidad sino comunión”.

Pensar

Para saber qué hacer ante los problemas nuevos, “la clave está en las palabras de Jesús: ‘permaneced en mi amor’. ¿Cómo es posible? Permaneciendo cerca de Él, pues mientras las voces del diablo y el mundo conducen a la división, la voz del Buen Pastor forma un rebaño. La comunidad se basa en la Palabra de Dios y permanece en su amor.Por ello pidamos la gracia de aceptar el camino indicado: renuncia, humildad, comunión”. (Cf. Homilía mayo 23, 2018).

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

Viven adolescentes un Congreso ¡de película!

Derroche de talento en el XXII Congreso Católico ...

Anuncio