Frutos sacerdotales

En tinta china

Por: LUIS EFRÉN

La semana pasada invitamos a todos los agentes pastorales a que colaboren con este periódico diocesano, pues saben que esta obra es de todos ustedes; en efecto, es una obra diocesana, y no exclusiva de un reducido grupo de personas.

Los que estamos detrás coordinando los trabajos, si bien somos pocos, lo hacemos de la mejor manera posible para mantenerlos a ustedes informados, pero sobre todo deseamos que estén comunicados unos con otros. Es por eso que con mucha alegría quiero compartirles que la invitación de hace una semana ya recogió su primer fruto y un sacerdote se encuentra preparando artículos para que se publiquen en este su semanario. Así mismo hemos tenido acercamiento con la Pastoral Juvenil para que tengan constante presencia en estas páginas.

Les reiteramos, pues, la invitación a todos los agentes de pastoral para que entre ministros ordenados y laicos comprometidos, hagamos de este semanario un canal seguro de comunicación entre todos.

En la presente edición traemos para ustedes la nota referente al cincuenta aniversario de ordenación presbiteral del P. Óscar Raynal, SJ, quien desde hace nueve meses retornó a su ciudad natal después de haber servido algunos años en las Islas Marías, en las colonias penitenciarias instaladas ahí las cuales fueron cerradas recientemente por el Gobierno. En otra edición les trajimos algunos datos interesantes de la vida del P. Óscar, en esta disfruten de la nota informativa de su aniversario.

Hoy nos unimos como Iglesia diocesana para orar por un sacerdote que fue llamado recientemente por el Padre, se trata del P. Cosme Manuel Moriel Guerrero, quien ejercía su ministerio como párroco en la parroquia San Francisco de Asís, de San Francisco del Oro, que hoy en día es parte de la Diócesis de Parral. El P. Cosme murió el viernes 14 de junio inesperadamente, pues cayó de una escalera en su parroquia y se lastimó severamente, por lo que fue llevado a un hospital donde lamentablemente falleció.

El P. Cosme fue ordenado presbítero por don Adalberto Almeida el 14 de agosto de 1987, junto a su hermano Fernando y a seis sacerdotes más: Mario Balderrama, Adrián Bejarano, Juan Francisco Garay, Francisco Javier Granado, Jesús Raúl Hernández y el jesuita Ildefonso Navarro. Dio sus primicias sacerdotales en Camargo donde fue nombrado vicario; en 1992, al erigirse la diócesis de Parral, quedó incardinado en ella. Es de destacarse que otro hermano suyo, Ernesto, fue llamado también al sacerdocio ministerial e incluso un sobrino, Francisco; toda una familia levítica. No queda más que agradecer por el don de la vida y el sacerdocio que le concedió al P. Cosme durante tantos años. El Todopoderoso le premie con la vida eterna.

Que el Señor dirija nuestros pasos.

Share this Story
  • Editorial En tinta china

    Frutos sacerdotales

    En tinta china Por: LUIS EFRÉN La semana pasada invitamos a todos los agentes pastorales a que colaboren con este periódico ...
Load More Related Articles
Load More In Editorial

Check Also

De Misión en el Cerro Grande

Diáconos y Misioneros Por: Karen Assmar Durán Prosiguiendo ...

Anuncio