La Iglesia en las Periferias, Reportajes

Formando Corazones, para amar y ser amados

La Iglesia en las Periferias

Por: KAREN ASSMAR DURÁN

Si le preguntaran: ¿Qué quiere usted para su hijo(a)?, y le dieran a escoger dos de las siguientes opciones: 1) Que trabaje y gane dinero; 2) Que estudie y sea exitoso; 3) Que sea feliz; 4) Que sea una persona de bien… con probabilidad elegiría la 3 y la 4, porque los padres de familia siempre (ése es el ideal) buscan el bien mayor para sus hijos y esto es lo que el programa “Formando Corazones” pretende también lograr al llevar a las aulas una formación integral en la afectividad y la sexualidad, fortaleciendo la inteligencia, el carácter y la voluntad. 

Prevención, el primer paso

El programa “Formando Corazones” es la parte preventiva de VIFAC (Vida y Familia, AC), asociación que brinda apoyo integral a mujeres embarazadas en situación vulnerable. Platica Ruth Armida Bustillos, del equipo coordinador: “Empezamos a ver que llegaban a la casa albergue jóvenes cada vez más chiquitas; cuando se creó llegaban de 15 años para arriba, pero luego empezaron a llegar incluso de 12 años, con embarazos no por violación sino por relaciones consensuadas con el novio de 15 años. Beatriz Amaya, la directora general, sugirió irse un paso antes: prevenir”.

Saber amar=Formando Corazones

Explicó que dicha prevención sólo se logra con educación y que para ello el programa “Saber amar” resultó el adecuado, pues “es el resultado de un esfuerzo académico y de investigación que pretende brindar una perspectiva basada en antropología realista y personalista sin influencias ideológicas de ningún tipo, con total respeto y apego a la dignidad humana, que busca promover el respeto al derecho de los padres y madres de familia como los primeros educadores de sus hijos en el ámbito de la sexualidad y la afectividad”, según se lee en uno de sus tomos.

Se contactó a la autora María Judith Turriaga, quien el año 2012 vino desde su natal Ecuador a capacitar un equipo que en 2013 inició su labor “en tres escuelas piloto, públicas, de las periferias, y poco tiempo en escuelas privadas”, señaló Ruth, quien también explicó que “Saber amar” se “tropicalizó”, es decir, se adaptó a las realidades y lenguaje locales, tomando entonces el nombre y marca registrada con que hoy se conoce: “Formando Corazones”, que desde el 2018 se constituyó además como Institución de Asistencia Privada (IAP).

Una imperiosa necesidad

El programa se imparte en escuelas desde la tierna infancia hasta los albores de la juventud con el fin de fomentar valores y virtudes que permitan prevenir situaciones como: embarazos adolescentes, adicciones, violencia en el noviazgo, suicidio, abuso de la tecnología, etc.

Basado en once ejes científicos, se enfoca en la formación de hábitos a través de la ciencia y el sentido común (valores y virtudes), que fomenten en niñas, niños y adolescentes la toma de decisiones responsables y la construcción de un proyecto de vida.

Ruth refirió que los profesores son los más interesados en que el programa se lleve a las escuelas, “porque están viviendo la carencia de valores en el aula, y cuando les ofreces un programa que les puede ayudar, de inmediato dicen ‘¡adelante!’. Son 25 horas de capacitación y, como es un programa educativo, los maestros lo imparten según sus planeaciones a lo largo del ciclo escolar; porque educar en sexualidad no es darles sólo una plática sobre anticonceptivos o lo que es una relación sexual… es educar en la forma de ser hombre, en la forma de ser mujer, en valores, virtudes y una serie de cuestiones que se viven desde pequeños”, afirmó.

El programa

Los maestros ven los contenidos con sus alumnos en las aulas y a los papás se les ofrecen pláticas (al menos dos por año escolar) dirigidas por el equipo de coordinadoras. Asimismo, Ruth conformó con varios chicos y chicas el grupo “De joven a joven”, “que son jóvenes que se preparan en estos temas y van a las escuelas a darles las pláticas a los chavos, porque impacta más lo que un joven les pueda decir que uno como adulto. Por ejemplo, cuando me paro frente a un grupo a hablarles de abstinencia y les digo que ahorita no es momento para relaciones sexuales, que se esperen a que sean más grandes para tomar decisiones maduras porque son decisiones importantes, pues me dicen que en mis tiempos era así; pero cuando va un joven de la misma edad o un poco mayor que ellos, que les dice que sí es posible abstenerse aunque todo mundo te diga que no pasa nada, repercute más en la audiencia”.

Los libros, 14 en total por todos los ciclos desde 1º de primaria hasta 3º de preparatoria, acentúan una virtud por año escolar: orden, sinceridad, obediencia, laboriosidad, amistad, fortaleza, templanza, lealtad y prudencia, entre otras: “Imagínate un niño que desde 1º de primaria se le está trabajando con el orden, no únicamente en las cosas, la limpieza, sino también por ejemplo en horarios: que primero es la tarea y luego la televisión, primero es la comida y después el postre, primero los deberes y luego la recreación… orden en todos los sentidos. Alentamos a los papás a que trabajen en esa edad dicha virtud y en la escuela los maestros la trabajan también y el niño aprende que hay un orden y ya más delante, cuando ese niño llega a la adolescencia o juventud, sabe que hay un orden para tener relaciones sexuales y que primero es el matrimonio”.

NOCOCU

Importantísimo es fomentar desde pequeños -por supuesto con la colaboración de los padres- los valores y virtudes que se vivirán a lo largo de la vida; por ello, han creado ya un texto para la formación de niños de 3º de kínder. “Muchas personas nos han cuestionado que qué les vamos a hablar de sexualidad a niños de esa edad; les hemos respondido que todo es gradual, para la edad del niño lo que él sea capaz de entender… Les hablamos del pudor, las partes debajo del traje de baño, que nadie las ve ni las toca más que mamá, papá y el médico cuando necesite curarlo, y eso es todo, no más, no es necesario. Les decimos que nadie les puede pedir que enseñen sus partes íntimas ni él las debe de enseñar, porque la intimidad es sólo suya”.

Para facilitar el aprendizaje los libros para primaria incluyen dos personajes: Aristeo y Godiva, “de ellos tenemos unas botargas que van y los visitan. Y también hay un personaje que se llama ‘NOCOCU’, esto significa que ante un peligro o amenaza, por ejemplo cuando están viendo televisión y aparezcan escenas que no son adecuadas, el superhéroe que tienen dentro es capaz de decir NO, COrro y CUento, por eso se llama NOCOCU. Eso es hablar de sexualidad y ellos aprenden a ponerse seguros de todos los estímulos que no podemos controlar, como cuando navegan en internet”.

Asimismo señaló que se brinda a los padres una charla llamada “En 10 minutos explico una relación sexual”, en que se les enseña a platicar con sus hijos pequeños sobre lo que es una relación sexual desde Formando Corazones, “porque lo debe explicar el papá, no el maestro, no el amigo, y hablamos de amor, compromiso, entrega total del cuerpo y del alma y, por tanto, esa entrega es para personas maduras, comprometidas de por vida”.

Los padres deben estar preparados para estos temas, porque si el niño pregunta y no se le sabe responder, se quedará con la curiosidad y empezará a buscar respuestas con personas o sitios inadecuados.

¡Adolescencia!

En secundaria principalmente se abordan los cambios propios de la adolescencia, etapa con cambios físicos, psicológicos y emocionales; se habla del despertar al otro sexo, los noviazgos, del amor verdadero que busca el bien del otro. “Recomendamos a los papás escuchar lo que sus hijos quieren decir, y quisiera decir uno mucho pero basta con escuchar, ¡están en formación!, así que no se trata de que hagamos lo que ellos dicen, sino escuchar y negociar”.

En preparatoria “les explicamos cómo funciona su cuerpo y a qué edad madura; hablamos de los anticonceptivos y de todas las consecuencias que traen -las ‘letras chiquitas’-; de pornografía, que es el uso de las personas, pero las personas no se usan, se aman; de que el amor es buscar el bien de la persona amada, no mi propia satisfacción como sucede con la masturbación, eso es egoísmo; de la abstinencia, que ésa sí no les va a enfermar de nada, por lo contrario, les hará más fuertes, seguros y felices. A los chicos les gusta que les hablen con la verdad, pero les han bombardeado tanto, se les ha dicho tanto y nosotros los hemos soltado que a veces lo que ellos ansían es autoridad, límites, que alguien les diga que ‘no'”.

El equipo

Para impartir capacitaciones o charlas cuentan con un equipo encabezado por Beatriz Amaya -directora general-, las cinco coordinadoras: Claudia Soledad, Luz María Herrera, Lorena Cisneros, Margarita Amaya y nuestra entrevistada, Ruth Bustillos; ellas atienden hoy a más de 50 escuelas públicas y privadas desde primaria hasta el bachillerato. Del grupo “Joven a joven” el coordinador es Andrés Bolaños, quien se apoya de tres líderes: Liliana Bolaños, Teresa Goretti y Kevin Barroso, y 20 charlistas. Cualquier joven mayor de 16 años interesado en el programa es invitado a capacitarse y colaborar.

También hay una persona encargada de la plataforma en línea, donde se ofrece información, videos, enlaces, etc., a los distintos usuarios.

Próxima capacitación

Del 24-28 de junio Formando Corazones ofrecerá gratuitamente para maestros de las escuelas en que ya tienen presencia una capacitación plenaria que está abierta a público en general cubriendo un costo de $1000 pesos. El horario es de 9am a 2pm en el Tec de Monterrey. Mayores informes: (614)178-0439, con Beatriz Amaya.

Apostando a la familia

Ruth es ingeniero industrial de profesión, esposa y madre de tres hijos; inició en VIFAC como voluntaria, dando durante más de 6 años pláticas de desarrollo humano a las muchachas. Cuando se formó el departamento de prevención fue invitada a participar y como parte del equipo ha asumido el compromiso “de tratar de hacer algo por nuestros niños y jóvenes, desde mi trinchera; desde mi ámbito yo estoy luchando y entre más papás seamos los que estemos trabajando en pro de los valores que queremos para nuestra sociedad, generaremos un cambio. Si queremos tener una sociedad fuerte, ¡apostémosle a la familia!”.

Formando Corazones, IAP

Av. San Felipe #804, Col. San Felipe. Tel. (614)264-6917.
https://formandocorazones.org/

En seis años, “Formando Corazones” ha atendido:

38,603 alumnos

14,553 de primaria

7,087 de secundaria

16,963 de preparatoria

121 escuelas beneficiadas

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In La Iglesia en las Periferias

Check Also

Por la puerta angosta

Comentario al Evangelio del XXI Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio