Comentario al Evangelio

El Señor nos abre el camino

COMENTARIO AL EVANGELIO DE LA SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR (Lc 24, 46-53)

Por: P. MARCO ANTONIO ESTRADA ROJAS

El texto de este domingo nos presenta a Jesucristo apareciéndose a sus discípulos, confirmando en su persona lo que a lo largo de su predicación había anunciado tres veces: su Pasión, Muerte y Resurrección, lo que conocemos como Misterio Pascual, y sabemos que lo realizó por obediencia a Dios Padre y por amor a nosotros. Gracias a su entrega voluntaria Él nos ha ganado la Salvación y la Vida Eterna.

Entendiendo lo anterior podemos descubrir el por qué de la necesidad de predicar en su Nombre a todas las naciones. Quienes reciben la predicación con fe pueden encontrarse con Cristo y así recibir de Él la Salvación. La escucha de la predicación, implica de parte de la persona que tiene fe, un sincero arrepentimiento y conversión, en otras palabras: Un volverse a Dios para así recibir el perdón de los pecados.

Jesús antes de volver al Padre, reafirma el cumplimiento de la promesa de Dios, les promete a sus amigos la llegada de la Fuerza que viene de lo Alto. Sabemos que se refiere al Espíritu Santo, quien entre sus muchos dones brinda la Fortaleza necesaria para poder ser testigos de Cristo con nuestras vidas.

Recordemos que en los primeros años de la Iglesia, los discípulos sufrieron rechazo y persecución. Humanamente situaciones como esas u otras con las que actualmente nos enfrentamos, pueden desanimarnos a seguir adelante en nuestro caminar de fe; o también las tentaciones y seducciones que se presentan en este mundo, pueden desviarnos y llevarnos a olvidar ser testigos creíbles de Jesucristo. Por eso necesitamos constantemente de la fuerza del Espíritu para vivir congruentemente nuestra fe y así ser testigos auténticos. ¿En tu vida como das testimonio de Jesús? ¿Cómo se manifiesta la Fuerza del Espíritu en ti?

En la siguiente parte del texto, se nos narra cómo Jesús asciende a los cielos. Incluso al “retirarse” sigue ofreciendo su bendición, podemos descubrir que la acción santificadora de Cristo no tiene un final, sino que continua en y por sus discípulos y por medio de ellos llega a toda la Iglesia en nuestros días. Como dice el prefacio I de esta fiesta de la Ascensión: El Señor no se aparta de nosotros por nuestra frágil condición humana, sino que nos abre el camino para que podamos alcanzar y compartir con Él su Divinidad.

La bendición de Cristo y la fuerza del Espíritu en obediencia al Padre, se manifiestan en la vida que adora a Dios y se llena de gozo.

¡Pidamos que todo esto sea una realidad en nosotros, en nuestras familias, comunidades e Iglesia!

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Comentario al Evangelio

Check Also

Pastoral Educativa presenta libro de la CEM

“Educar para una nueva sociedad” Por: Patricia Carrillo ...

Anuncio