Dos Culturas, Laudato si', Miscelánea

El medio ambiente amenazado

Dos Culturas & Laudato si’

Por: CRISTINA ALBA MICHEL

Esta época de cambios que vivimos

Testigos de veloces cambios

Los acontecimientos se precipitan velozmente, más que precipitarse, se nos vienen encima y con fuerza. Nos ha tocado estar en el mundo en una época de transición y por eso, al derrumbarse las sociedades, las ratas de la corrupción salen de los sótanos.

Pero además nos ha tocado ser testigos no sólo de un cambio de época en lo que a la cultura y a la sociedad se refiere: también la naturaleza ha cambiado -la hemos cambiado en gran parte con nuestras irresponsables acciones- y hoy se queja, se sacude, tiembla. Todo repercute en los hábitats humanos también, y no sólo lo vivimos sino que lo sufrimos en el cuerpo y a veces en el ánimo: sequías, calores ingratos, huracanes nunca vistos, enfermedades, epidemias…

El medio ambiente amenazado

En la Sierra de Chihuahua antes no se miraban tantos espacios entre árbol y árbol, hoy sí. En algunos lugares de esa preciosa Sierra Tarahumara no hay agua, sino charcos inmundos. Sí, en nuestro bello Estado se sufre la sed.

También “la CDMX muere de sed… se inunda, se ahoga en aguas negras, se ahoga en aire contaminado, la gente muere a manos del crimen, los cárteles inmobiliarios campean, no hay transporte público” (citar).

En Guadalajara, los incendios del bosque de la primavera muy probablemente a manos de inmobiliarias dudosas. También en los incendios de Chiapas, Oaxaca, Guanajuato y Morelos, veremos o la mano del hombre o la falta de su mano -por retirarse el presupuesto- para limpiar caminos, desbrozar, mantener los bosques protegidos de los incendios de temporada. ¿Consecuencias? CDMX rodeada de humo. Prácticamente no se podía respirar. Y más.

Niños y familias en peligro de extinción

¿Pero qué soluciones ofrece la élite del Nuevo Orden Mundial asentada en esta media luna mexicana? Aborto, matar viejitos y enfermos, implementar en los jardines de niños y primarias la ideología de género. Es decir, porque ustedes lo necesitan, porque ustedes lo pidieron, ¿no? Y para avanzar esta agenda sin que se sienta mucho la oposición de los paterfamilias, comenzaremos por ponerles pantalones de uniforme a las niñas y faldas a los niños. ¿Que no lo pidieron también los niños?, pues con eso que Disney se ha dado a la tarea de adoctrinarlos… Como si eso fuera lo que necesitan para convertirse en ciudadanos útiles para la patria.

Patria tambaleante

Una patria que se tambalea al irse minando las instituciones, deshaciéndose la Constitución, difuminándose la separación de poderes, drogándose a las nuevas generaciones con marihuana libre, mala educación, sin patria potestad, sin valores, sin futuro, sin esperanza. Y lo peor, sin unidad entre los ciudadanos, cada cual defendiendo no la justicia, no la esperanza, no el bien común ni el trabajo conjunto, el heroísmo, el patriotismo* y el buen sentido, sino los orgullos partidistas. Y los partidos, sin líderes generosos, sin verdaderos testigos y héroes. Será porque no conocemos nuestra historia ni a nuestros verdaderos caudillos, sólo a los que la antiquísima leyenda negra franco americana nos ha vendido en los cada vez más malos libros de texto.

Una Iglesia comprometida

Y la Iglesia local, mexicana, ¿qué hace o dónde está? Algunos obispos merecen ser héroes, pero en vez de eso están amenazados por hacer oír su voz para decir que en la Iglesia no puede existir el matrimonio gay porque para la fe católica, para la fe verdaderamente cristiana, el matrimonio es la unión indisoluble entre un varón y una mujer. Y el de Cuernavaca arriesga su vida y sale encabezando una nueva caminata por la paz, seguido por miles de personas de distintas confesiones y credos. ¡Basta de terror!, es lo que él pide y todos los ciudadanos que le acompañaron lo piden también.

Y pronto el padre Hugo Valdemar, penitenciario de la Arquidiócesis primada, se verá en titulares por decir que eso de la libre falda/pantalón y cosas peores, es abuso infantil. ¡Pero es que sí lo es!

Para que el hombre viva

Por supuesto recuerdo a los lectores que la Iglesia sigue enseñando y pidiendo con todo su corazón de Madre que “el respeto a las personas homosexuales es un deber cristiano y no es lícito atacarlas o discriminarlas”. Pero también, como dijo el padre Hugo: “la Iglesia no ha quitado el dedo del renglón al denunciar la maldad diabólica de la IDEOLOGÍA de género”. No de las personas, sino de esta ideología que se está convirtiendo en la nueva dictadura mundial.

El católico NO está llamado a oponerse así nomás contra cualquier persona que piense diferente, pero SÍ debe defender la verdad de Dios Trino y la verdad del hombre, por eso se espera que defienda con uñas y dientes la vida desde el comienzo hasta el fin natural, el matrimonio a imagen de Dios, la familia natural, la educación libremente elegida por los padres y no por el Estado o gobernante en turno; llamado a respetar y amar a todas las personas por igual. Pero… ¿dónde estamos cristianos, católicos, que no nos unimos y salimos a la calle en multitudes pacíficas que exijan lo que es justo, bueno, verdadero y bello, para que el hombre viva? Y que viva en plenitud.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In Dos Culturas

Check Also

La misión del Bautista

Comentario al Evangelio del III Domingo de Adviento ...

Anuncio