Editorial, En tinta china

Caminos de sinodalidad

En tinta china

Por: LUIS EFRÉN TARANGO DÍAZ

En la última colaboración del Rincón del Director, el P. Fernando Legarreta agradecía a todos los que integramos y somos parte de Notidiócesis. Por su escrito nos dimos cuenta todos que se trataba de un “hasta luego”, no un “adiós”, pues ha entrado en un período de descanso llamado “año sabático”, para recuperar fuerzas porque sabemos, y de ello podemos muchos dar testimonio, de lo servicial que ha sido siempre el “padre Fer” para con todos. Nunca daba un “no” como respuesta para los compromisos pastorales, confesiones, Misas, visitas a enfermos, charlas a grupos… a menos, claro, que materialmente le fuera imposible, esto tanto en los límites de la ciudad episcopal como fuera de ellos.

Nosotros te agradecemos ahora, páter, y pedimos perdón por las faltas a la caridad que pudiéramos haber cometido. Sobre todo gracias, padre, por los más de cinco años en que fuiste nuestro guía, sacerdote plenamente, y amigo. ¡Dios pague con creces tu estancia y servicio en Notidiócesis!

Quedando por tanto acéfala la Dirección de este semanario y viendo la necesidad, el Sr. Arzobispo me citó el pasado viernes 17 de mayo para solicitar de mí esta responsabilidad. Confiado en las palabras del Señor en el Evangelio de ese día, “no pierdan la paz”, acepté gustoso este nuevo llamado para servir a la Iglesia. Si bien conozco mis limitaciones e insuficiencias, mantengo muchas ganas de servir a Notidiócesis,a la Iglesia, en esta nueva etapa.

Tengo claro que “pueden quedarme grandes los zapatos”, pero sé también que no estoy solo: aquí somos una gran familia que bajo la mirada del Señor hace esta obra diocesana. Aquí hay un gran equipo que ama al Señor, que se han tatuado su Nombre y el de Notidiócesis en el corazón.

Agradezco de nueva cuenta al Arzobispo que dejara la dirección en manos de un laico, no porque sea yo, sino porque necesitamos que nuestra Iglesia busque los caminos de la sinodalidad, es decir, que se compartan las tareas propias de los bautizados entre laicos y sacerdotes, el caminar juntos hacia la implantación del Reino en este tiempo y espacio, propiciando las condiciones necesarias para un encuentro con Cristo por todos los que aún no lo conocen o que, conociéndolo, se sienten decepcionados y buscan en los lugares equivocados.

Me dirijo pues a todos, hermanos laicos y sacerdotes, les comunico a todos que estoy para servirles, para ser su hermano y amigo. Ser director de un semanario católico implica configurarse en el servicio a imagen de Cristo. Con la ayuda de Dios y cobijado en los brazos de Santa María, Madre de la Iglesia, pondremos los talentos recibidos para realizar este servicio que hoy se nos pide.

Que el Señor dirija nuestros pasos.

Share this Story
  • Editorial En tinta china

    Caminos de sinodalidad

    En tinta china Por: LUIS EFRÉN TARANGO DÍAZ En la última colaboración del Rincón del Director, el P. Fernando Legarreta agradecía ...
Load More Related Articles
Load More In Editorial

Check Also

La Santísima Trinidad, música de vida, amor y alegría

Por: CRISTINA ALBA MICHEL Dios no tiene principio ...

Anuncio