Catequesis

Adorarás al Señor tu Dios

Vivir la fe

Por: RAÚL SÁNCHEZ K.

“El primer mandamiento llama al hombre para que crea en Dios, espere en Él y lo ame sobre todas las cosas” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2134).

Virtudes teologales

“Las virtudes teologales de la fe, la esperanza y la caridad, informan y vivifican las virtudes morales. Así, la caridad nos lleva a dar a Dios lo que en toda justicia le debemos en cuanto criaturas. La virtud de la religión nos dispone a esta actitud” (Ibíd., 2095).

Primer Mandamiento

“Yo, el Señor, soy tu Dios, que te ha sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre. No habrá para ti otros dioses delante de mí” (Éx 20,22-3). [Por tanto] “Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, sólo el Señor. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza” (Dt 6,4-5).

Adoración

El término adoración proviene del latín adorare, dirigirse a, que traduce el griego bíblico proskyneo, postrarse (delante de alguien). Es una forma fundamental del acto religioso.

La exclusividad de Dios como objeto de adoración es repetida muchas veces en la Biblia (Gn 24,48; Éx 34,14; Ez 1,28; Mt 4,10…).

“La adoración es el primer acto de la virtud de la religión. Adorar a Dios es reconocerle como Dios, como Creador y Salvador, Señor y Dueño de todo lo que existe, como Amor infinito y misericordioso. ‘Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto’ (Lc 4,8), dice Jesús citando el Deuteronomio (6,13)” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2096).

Respeto y sumisión

“Adorar a Dios es reconocer, con respeto y sumisión absolutos, la ‘nada de la criatura’, que sólo existe por Dios. Adorar a Dios es alabarlo, exaltarle y humillarse a sí mismo, como hace María en el Magníficat, confesando con gratitud que Él ha hecho grandes cosas y que su nombre es santo (cf Lc 1,46-49). La adoración del Dios único libera al hombre del repliegue sobre sí mismo, de la esclavitud del pecado y de la idolatría del mundo”.

Ante la Eucaristía

“Adorar al Dios de Jesucristo, que se hizo pan partido por amor, es el remedio más válido y radical contra las idolatrías de ayer y hoy. Arrodillarse ante la Eucaristía es una profesión de libertad: quien se inclina ante Jesús no puede y no debe postrarse ante ningún poder terreno, por más fuerte que sea. Nosotros, los cristianos, sólo nos arrodillamos ante el santísimo Sacramento, porque en él sabemos y creemos que está presente el único Dios verdadero, que ha creado el mundo y lo ha amado hasta el punto de entregar a su unigénito Hijo (Cf Jn 3,16)” (Benedicto XVI).

Share this Story
  • Catequesis

    A Él sólo darás culto

    Vivir la fe Por: RAÚL SÁNCHEZ K. “Está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, sólo a Él darás culto” (Mt 4,10; ...
  • Catequesis

    Adorarás al Señor tu Dios

    Vivir la fe Por: RAÚL SÁNCHEZ K. “El primer mandamiento llama al hombre para que crea en Dios, espere en Él ...
Load More Related Articles
Load More In Catequesis

Check Also

¡Podemos cuidar la naturaleza con nuestros hijos!

Por: SILVIA DEL VALLE Entre los mayores problemas ...

Anuncio