Catequesis

Primer mandamiento: esperanza en Dios

Vivir la fe

Por: RAÚL SÁNCHEZ K.

«No habrá jamás otro Dios, Trifón, y no ha habido otro desde los siglos […] Nosotros no ponemos nuestras esperanzas en otro (que no existe), sino en el mismo que vosotros: el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob» (San Justino).

Esperanza

La palabra esperanza procede del verbo latino sperare, derivado de spes. Se manifiesta como un estado de ánimo optimista en el cual aquello que deseamos o aspiramos nos parece posible. Es la confianza en lograr una cosa o que ocurra algo deseado.

Virtud teologal

Virtud es una disposición habitual del hombre, adquirida por el ejercicio repetido de actuar consciente y libremente en orden a la perfección o al bien.

La virtud de la esperanza es un «hábito sobrenatural infundido por Dios en la voluntad, por el cual confiamos con plena certeza alcanzar la vida eterna y los medios necesarios para llegar a ella, apoyados en el auxilio omnipotente de Dios».

Las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad, fueron infundidas por Dios (por eso se denominan así) en nuestro bBautismo, pero como semilla, que hay que hacer crecer.

Fundamento

Vivo confiado en esta esperanza porque creo en Cristo que es Dios omnipotente y bondadoso y no puede fallar a sus promesas.

«Sabed que nadie esperó en el Señor que fuera confundido. ¿Quién que permaneciera fiel a sus mandamientos, habrá sido abandonado por Él, o quién, que le hubiere invocado, habrá sido por Él despreciado? Porque el Señor tiene piedad y misericordia» (Eclo 2,11-12).

Respuesta

«Cuando Dios se revela y llama al hombre, éste no puede responder plenamente al amor divino por sus propias fuerzas. Debe esperar que Dios le dé la capacidad de devolverle el amor y de obrar conforme a los mandamientos de la caridad. La esperanza es aguardar confiadamente la bendición divina y la bienaventurada visión de Dios; es también el temor de ofender el amor de Dios y de provocar su castigo» (Catecismo de la Iglesia Católica, 2090).

Pecados contra la esperanza

«El primer mandamiento se refiere también a los pecados contra la esperanza, que son la desesperación y la presunción:

– Por la desesperación, el hombre deja de esperar de Dios su salvación personal, el auxilio para llegar a ella o el perdón de sus pecados. Se opone a la Bondad de Dios, a su Justicia -porque el Señor es fiel a sus promesas- y a su misericordia.

– Hay dos clases de presunción. O bien el hombre presume de sus capacidades (esperando poder salvarse sin la ayuda de lo alto), o bien presume de la omnipotencia o de la misericordia divinas (esperando obtener su perdón sin conversión y la gloria sin mérito)» (Ibíd., 2091-2092).

Share this Story
  • Catequesis

    Primer mandamiento: esperanza en Dios

    Vivir la fe Por: RAÚL SÁNCHEZ K. «No habrá jamás otro Dios, Trifón, y no ha habido otro desde los siglos ...
Load More Related Articles
Load More In Catequesis

Check Also

Por la puerta angosta

Comentario al Evangelio del XXI Domingo Ordinario (Lc ...

Anuncio