Artículos, Por qué soy católico

Nuestros hijos están en grave peligro

Por qué soy católico

Por: Jéssica Huerta/Javier Ornelas

Como católicos, es deber nuestro denunciar que la Cartilla de Derechos Sexuales de Adolescentes y Jóvenes (de 12 a 18 años) que, a pesar de carecer de obligatoriedad legal, ya se está implementando en algunas dependencias estatales presionadas por organizaciones sociales proabortistas e impulsoras de la ideología de género que cuentan con la simpatía del gobierno federal, afecta gravemente la integridad, seguridad y salud de nuestros hijos e hijas y está en contra del derecho de nosotros, los padres, sobre esos aspectos importantes en la vida de ellos.

Contiene 14 supuestos derechos de los cuales analizaremos los más importantes:

1. Primer Derecho: «Tenemos derecho a decidir de forma libre, autónoma e informada sobre nuestro cuerpo y nuestra sexualidad». Esto es lo que dice la Cartilla, sin embargo, este «derecho» no tiene fundamento. Está prohibido por la ley que nuestros hijos (menores de 18 años), puedan comprar y consumir cerveza y vino, prohibido que puedan adquirir y fumar cigarros, prohibido que asistan a antros nocturnos, prohibido que puedan conducir un auto, etc., etc., todo esto porque no tienen la madurez ni posibilidad de ser responsables ante estas conductas perjudiciales o de riesgo grave. Entonces, ¿cómo es posible que la Cartilla les pretenda «conceder» derechos sexuales en contra de la aprobación de los padres? El ejercicio de la sexualidad de nuestras hijos de 12 a 18 años las sitúa en una grave condición contra su integridad, salud y seguridad, poniéndoles en gran peligro de contraer enfermedades de transmisión sexual como sífilis, gonorrea, SIDA, tricomoniasis, herpes genital, papiloma humano y un largo etcétera, además de embarazos no deseados, abortos y hasta violencia en la pareja.

2. Segundo Derecho: «Tenemos derecho a ejercer y disfrutar plenamente nuestra sexualidad y vivir cualquier experiencia sexual, erótica o de género que elijamos». Nosotros como padres, hemos visto la necesidad que tienen nuestros chicos de secundaria y preparatoria de reunirse en casa de alguno de ellos para hacer tarea o trabajos en equipo. Pues con este derecho y el de «privacidad e intimidad» (Derecho 5), podrán tener cualquier experiencia sexual, erótica o de género que elijan, es decir, con compañeros del mismo sexo o del sexo opuesto. ¿Estamos los padres dispuestos a permitir esto?

3. Cuarto Derecho: «Tenemos derecho a decidir libremente con QUIEN o con QUIENES relacionarnos afectiva, erótica o socialmente». Con QUIEN significa que podrán tener experiencias eróticas con sus compañeritos, sus amigos de la misma edad, pero también con personas libidinosas de 30, 40 ó 50 años; es decir, la Cartilla pone a nuestros hijos, sean hombres o mujeres, ¡a disposición de pederastas! Con QUIENES, en plural, implica que podrán tener experiencias eróticas en grupos, o dicho de otra manera «orgías» en todo el sentido de la palabra. Papás, ¿también queremos que experimenten esto?

4. Quinto Derecho: «Tenemos derecho a que se respete nuestra privacidad e intimidad…, el cuerpo y la sexualidad son parte de nuestra identidad y privacidad que debe respetarse en los espacios… familiares…». Con ello el Estado está dando permiso a nuestros hijos e hijas para «encerrarse» en sus recámaras y con sus celulares, tablets o computadoras ingresar a cualquier sitio de pornografía, pedofilia y trata de blancas sin que los padres se lo podamos prohibir pues es «su derecho»… ¿En verdad estamos dispuestos a permitirlo?

5. Sexto Derecho: «El Estado debe proveer tratamiento post exposición para SIDA y enfermedades de transmisión sexual como sífilis, gonorrea, tricomoniasis, herpes genital, papiloma humano etc.». Esta perversa Cartilla admite explícitamente que con este libertinaje sexual nuestros hijos estarán expuestos a todas estas enfermedades. ¿Acaso diremos a nuestros hijos que pueden tener todo tipo de relaciones sexuales con quien o con quienes quieran, al fin y al cabo el Estado se encargará de curarlos?

6. Séptimo Derecho: «Tenemos derecho a decidir… cuando y con quien…tener hijos». Con ello, cualquier jovencita de 12, 13, 14 años… con capacidad reproductiva, decidirá sin que los padres se lo prohíban que además de sostener relaciones sexuales con quien quieran son libres de embarazarse de cualesquier sujeto.

Es increíble que dependencias gubernamentales estén imponiendo este tipo de iniciativas, sin fundamento legal alguno, en perjuicio de nuestros hijos y eliminando la Patria Potestad o derechos de los padres sobre nuestros hijos e hijas.

La Cartilla es promovida, en su mayoría, por asociaciones proabortistas, feministas y de ideología de género. No existe una sola mención de que haya sido resultado de alguna resolución del Congreso de la Unión u otra institución legislativa y por tanto carece de obligatoriedad legal para nuestro Estado y cualquier entidad de la República. Quienes la promueven saben de su ilegalidad, tan es así que en la pág. 7, párrafo 2, descaradamente indican: «Somos conscientes de que algunos derechos…, pueden estar sujetos a legislaciones locales,.., por lo que recomendamos consultar dichas legislaciones. Buscamos que esta Cartilla sirva como un REFERENTE para impulsar cambios legislativos estatales».

Es un hecho: la Cartilla NO tiene sustentabilidad legal y su aplicación está en contra de la Soberanía de nuestro Estado. Además, la Convención Americana de Derechos Humanos establece claramente el derecho de los padres a decidir sobre nuestros hijos hasta su mayoría de edad: «4. Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones» (Art. 12).

Entonces, si esta Cartilla no tiene obligatoriedad legal y además está en contra de los Tratados Internacionales, ¿por qué dependencias gubernamentales, como la Secretaría de Educación y de Salud, la están aplicando y enseñando a nuestros hijos, sin la previa consulta de los padres de familia?

Lamentablemente el 14 de mayo de 2019 el Congreso de Chihuahua aprobó la reforma educativa que contiene adoctrinamiento sexual, uso de anticonceptivos y promoción del aborto entre nuestros hijos, desoyendo la voz de los padres que en verdad buscamos lo mejor para nuestros hijos, para nuestras familias.

¿Tienes dudas sobre tu fe católica? ¿Alguien está tratando de convencerte para que la abandones? ¿Tienes algún pariente o amigo que está en esta situación y quieres ayudarlo? ¿No eres católico y te interesa conocer la fe católica? NOSOTROS TE AYUDAMOS: Dimensión Diocesana para la Defensa de la Fe. Escríbenos a: dudasdefe@hotmail.com

Share this Story
  • Artículos Por qué soy católico

    Nuestros hijos están en grave peligro

    Por qué soy católico Por: Jéssica Huerta/Javier Ornelas Como católicos, es deber nuestro denunciar que la Cartilla de Derechos Sexuales de ...
Load More Related Articles
Load More In Artículos

Check Also

La Santísima Trinidad, música de vida, amor y alegría

Por: CRISTINA ALBA MICHEL Dios no tiene principio ...

Anuncio