Noticias

“No tengan miedo, ¡no se avergüencen de su fe!”

Testimonio de Dominik Kustra, de Ayuda a la Iglesia Necesitada

Por: CRISTINA ALBA MICHEL

“Dios quiere enseñarnos algo”

“Si Dios permite en pleno siglo XXI la persecución es porque quiere enseñarnos algo: que la sangre de los mártires es semilla de cristianos. Que nuestros hermanos con su testimonio nos ayuden a revivir nuestra fe y valores católicos que los estamos perdiendo”.

Con estas palabras Dominik Kustra, misionero laico y delegado de Ayuda a la Iglesia Necesitada, comenzó su testimonio el sábado 18 de mayo alrededor de las 7:30 pm en el templo de Santa Rosalía, de  la colonia Campesina de la ciudad episcopal. El tema, los cristianos perseguidos:

“No es una conferencia, es mi testimonio. A ustedes, católicos mexicanos les digo: No tengáis miedo'” ni vergüenza de demostrar la fe en público. Por ejemplo, en el recinto de un templo, en la casa, no nos apena hacer la señal de la cruz, pero en un restaurante, ¿la hacemos? México es, todavía un país libre. No diré democrático, porque Canadá se presupone una democracia, sin embargo hace poquito “Trudeau [el primer ministro] ha dicho que los católicos son el cáncer de la sociedad”, sin más comentarios.

Venezuela

“Quiero comenzar por Venezuela porque se muere”. Sin alimentos, sin medicinas -estuve allí-; la comunidad internacional envía todo esto, las ayudas se quedan en las fronteras, el Presidente no las deja entrar “porque eso sería reconocer que Venezuela pasa por una terrible crisis humanitaria y no quiere reconocerlo”. La devaluación es tremenda. Hace meses se le quitaron ceros a la moneda y se acuñó una nueva, el “bolívar soberano”. Pues bien, para que se den una idea, 6,500 bolívares soberanos equivalen a un dólar. Y… ¿saben cuál es la cantidad que, a lo sumo, se puede recaudar en una Misa de domingo? ¡El equivalente a $20 pesos mexicanos!”, casi un dólar.

Conocí un chico de 14 años: él y sus padres trabajaban, ¡y llevaban muchos días sin poder comer un poco de carne! No les alcanzaba con tres salarios.

“A un pequeño que cumplía 8 años -el mismo día que yo- le regalé un Rosario. ¡Se emocionó tanto, que durmió con él, apretándolo entre su mano! Su madre me dijo: ‘usted no sabe lo que hizo por él… tenía un año pidiéndome uno, y no se lo había podido comprar’. ¡Un niño de 8 años! Aquí, ¿qué niño de 8 años se alegra de recibir un Rosario como regalo?

También HAY PERSECUCIÓN RELIGIOSA. ¿Por qué? Porque la Iglesia es la única Institución que está haciendo algo por los desfavorecidos, y da a conocer la verdad.

La gente se acerca a la Iglesia, a la fe. “Vi un hombre que entró a la iglesia y pidió hablar con el padre. Se sentaron en una banca, estuvieron ahí mucho tiempo. El hombre lloraba, lloraba… Cuando al fin terminaron, le pregunté al sacerdote si había sido una confesión. Me respondió: ‘es cada vez más la gente que viene a la iglesia solamente para llorar. Ése era un padre de familia que quería llorar sin que lo vieran sus hijos'”.

Los venezolanos que pueden comer, es porque al menos un familiar en el extranjero les manda dinero. Si la Iglesia puede hacer algo por ellos, es gracias a los donantes de Ayuda a la Iglesia Necesitada. ¡También la Iglesia se muere en Venezuela!”. Es difícil conseguir vino; también se escasea la harina de trigo. ¿Cómo consagrar?

India, Nigeria, Siria-Irak

En India la persecución se da duramente en algunos estados. “En este país los cristianos representan menos del 2% de la población, sin embargo, la Iglesia realiza el 30% de la obra social del país”.

La gente mata o tira a la basura para dejarlos morir a los bebés con malformaciones. Conocí un chico, en un orfanato de religiosas. Él tenía cicatrices en su rostro. Se debían a que recién nacido, alguien lo rescató de un bote de basura, se dio cuenta que estaba ahí porque el niño lloraba. Su llanto se debía a que las ratas lo mordían…

Hay buena gente que “si encuentra un bebé abandonado o en la basura, lo recoge y lo lleva a las puertas de alguna iglesia. Saben que la Iglesia católica se hará cargo”.

En Nigeria Boko Haram y los Fulani, terroristas islámicos, asesinan a los católicos. La prensa, el Gobierno, la comunidad internacional callan. De 2018 a la fecha más de seis mil cristianos han sido asesinados por ser cristianos. Pese a todo han dicho: “si tenemos que morir por nuestra fe, lo haremos”.

En Irak y Siria los cristianos han sido heroicos. ¿Qué harías si recibieras una llamada telefónica diciéndote: ‘estamos a seis cuadras, vamos a tu casa para matarte a ti y a tu familia’? Eso han vivido. Tenían siempre a mano documentos de identidad y algo de dinero para, llegado el caso, tomarlos y salir huyendo. En Alepo -una de las ciudades sirias más martirizadas-, no se suspendieron clases en la Universidad [¡qué ejemplo!]. Unas universitarias alojadas en casa con religiosas del Instituto del Verbo Encarnado, tenían siempre listo un maletincito con ese poco de dinero y sus documentos. Un día escucharon bombardeos. Todas tomaron su maletín y corrieron al refugio antibombas. Una de las religiosas vio a una chica estudiante de Medicina que recogía también apuntes. ‘¿Qué haces? ¡Deja eso y corre!’ La chica, serena, respondió: ‘¡Ah, no!, si salimos de esta, yo el lunes tengo examen'”.

Cuando llegues a tu casa…

Si ustedes fueran allá, ¿creen que encontrarían a la gente hundida, deprimida? No. Están alegres; dicen que no han perdido “ni la fe ni la esperanza”. Ni en Nigeria ni en otros lugares. ¡Y a nosotros nos avergüenza persignarnos en público!

¿Qué caracteriza a nuestros hermanos perseguidos? El perdón. No mueren con el puño apretado en señal de venganza, sino con las manos juntas en oración o pronunciando el nombre de Jesús. Así que tú, cuando llegues a tu casa, toma el teléfono y perdona o pide perdón a quien debas pedirlo. También ve al sacramento de la Reconciliación para que Dios te dé su perdón.

¡Los cristianos perseguidos nos interpelan!

1. A dar testimonio en la vida diaria.

2. A saber defender nuestra fe.

3. A ser coherentes y cumplir la voluntad de Dios.

¿Qué podemos hacer por ellos?

1. Oración. También por sus perseguidores.

2. Dar a conocer su situación, no te calles.

3. Ayuda económica. Aunque sean pocas monedas. Todo es necesario.

Share this Story
  • Noticias

    “No tengan miedo, ¡no se avergüencen de su fe!”

    Testimonio de Dominik Kustra, de Ayuda a la Iglesia Necesitada Por: CRISTINA ALBA MICHEL “Dios quiere enseñarnos algo” “Si Dios permite ...
Load More Related Articles
Load More In Noticias

Check Also

Pastoral Educativa presenta libro de la CEM

“Educar para una nueva sociedad” Por: Patricia Carrillo ...

Anuncio