La Iglesia en las Periferias, Reportajes

Los militares y policías también buscan a Dios

La Iglesia en las periferias

Por: PATRICIA CARRILLO GÓMEZ

“Las Fuerzas Armadas deben considerarse como instrumentos de la seguridad y libertad de los pueblos y si desempeñan bien esta función contribuyen a estabilizar la paz”. (San Juan Pablo II).

Existe un apostolado que brinda apoyo espiritual y sacramental a las diferentes corporaciones de la milicia y policía tanto federal como estatal, es la Pastoral Castrense, cuyos capellanes en esta Arquidiócesis son: PP. Fernando Legarreta Huerta y Francisco Javier Hernández Duarte, para la ciudad episcopal de Chihuahua donde se encuentra la 5ª Zona Militar, y el P. Marco Antonio Estrada Rojas para el Campamento de Santa Gertrudis municipio de Saucillo, donde se encuentran el criadero militar de ganado, la Base Aérea No. 11 y el Centro Nacional de Adiestramiento.

En entrevista el P. Legarreta dijo: “La Pastoral Castrense se va concretando en la unidad de las Iglesias nacionales y locales, quiere llegar al corazón de cada una de las personas que conforman las fuerzas armadas, no sólo la milicia sino también al policía federal, estatal, ministerial, municipal, Fuerza Aérea, Naval o Marina y todos los que resguardan de cierta forma la seguridad de la sociedad en general, a su vez los acompaña al lado de sus familias para evangelizarlos y apoyarlos en sus necesidades sacramentales y espirituales”.

Menciona además el P. Fernando que esta Pastoral les procura “un espacio y ambiente especial para ellos [militares y policía] según sus propios tiempos y necesidades, ya que en su servicio a la nación no se puede exigir de la misma manera que cualquier civil, teniendo un horario de veinticuatro horas los siete días de la semana. Desde la parroquia San José de los Vientos esta pastoral acoge a varias familias de militares que se han ido integrando a la comunidad desde que saben de la existencia de un capellán castrense en el lugar. Muchos más se han acercado para recibir los sacramentos de la Iniciación Cristiana y otros el Matrimonio, además del acompañamiento espiritual o cuando se encuentran en el dolor y la enfermedad. Este es un trabajo pastoral específico de acuerdo a la propia realidad de estas personas”, puntualizó.

El trabajo del militar no provoca pecado cuando están defendiendo la integridad de su causa, por ejemplo: un padre de familia con su esposa y sus hijos en casa no va a permitir que un ladrón o maleante entre y atente contra su familia, él está protegido por la constitución para no ser culpable por cualquier consecuencia, así mismo en la sociedad ellos resguardan su integridad. Quizá no se pueda construir un templo en el interior del batallón, pero sí se está construyendo un santuario espiritual por cada persona dentro de él.

“Hoy en día se ha abierto el diálogo entre los líderes de las Fuerzas Armadas y los de la Iglesia Católica, ejemplo de ello es que en la ciudad de México se tiene un santuario a Cristo Rey especialmente para los militares frente a su batallón y aquí en la Ciudad de Chihuahua se está trabajando en eso, para que muy pronto, con la ayuda de Dios y la buena voluntad de la gente, se edifique una capilla dentro de la misma circunscripción cercana al batallón de la Quinta Zona Militar”, dijo el P. Fernando.

Desde agosto de 2016 el P. Legarreta junto a las personas que conforman dicha pastoral en el templo de San José de los Vientos, brindan el apoyo espiritual a quien lo pide, además se hacen llamar parroquia mixta ya que se asisten familias civiles y militares, mientras se construye una capilla sólo para esta comunidad. Actualmente ellos están integrados a toda la pastoral de conjunto  ya que es  una riqueza mutua entre los dos sectores, afortunadamente el promedio de niños y familias castrenses cada día va en aumento.

Ejemplo del apoyo que brinda esta pastoral es el de una enfermera militar de la parroquia Santa Eulalia, que solicitó al capellán castrense presidiera la celebración en que contraería matrimonio con su pareja, también militar; después a él lo mandaron a la Ciudad de México a otro batallón y actualmente están solicitando que los reubiquen para estar juntos, como matrimonio que son, aquí es cuando entra de nuevo la pastoral castrense para que le den seguimiento a su formación evangelizadora pero ahora como familia a cualquier lugar que los envíen, a través de la comunicación que existe entre los diferentes capellanes castrenses en todas las diócesis del país.

“Seguimos trabajando en esta valiosa pastoral para que se vayan engrandeciendo espiritualmente militares y policías de esta arquidiócesis y queremos que sepan que estamos a su disposición”, finalizó el P. Legarreta, quien también pidió a los lectores de Notidiócesis informar de esta valiosa pastoral para que más personas sepan de su existencia y disponibilidad.

Algunas parroquias donde hay atención castrense en el Estado de Chihuahua:

San José de los Vientos en Chihuahua, en C. Flores Magón entre 46 y 50, Col. Cuarteles. Tel. (614)411-2698

Sagrado Corazón Jesús, en Nuevo Casas Grandes, en Paseo de La Reforma 1711, Col. Héroes de La Reforma.

Nuestra Señora de Guadalupe en Naica, en C. Morelos No. 103, Col. Centro.

Nuestra Señora de Guadalupe en Ojinaga, en Ave. Ignacio  Rojas Domínguez No. 2109, Col. Porfirio Ornelas.

San Antonio de Padua de Cuauhtémoc, en C. Miguel Hidalgo s/n, Zona Centro.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More In La Iglesia en las Periferias

Check Also

La Santísima Trinidad, música de vida, amor y alegría

Por: CRISTINA ALBA MICHEL Dios no tiene principio ...

Anuncio