Laudato si', Miscelánea

La abeja fecunda

Laudato si’

Por: CRISTINA ALBA MICHEL

“Sabemos ya lo que anuncia esta columna de fuego, ardiendo en llama viva para gloria de Dios. Y aunque distribuye su luz, no mengua al repartirla, porque se alimenta de cera fundida que elaboró la abeja fecunda para hacer esta lámpara preciosa” (Pregón pascual).

1. Contemplar el cirio pascual, fabricado con la cera de las abejas, nos haga más agradecidos por todos los dones con los que Dios ha colmado, espirituales y materiales; nos haga reflexionar acerca del uso o abuso que hacemos de ellos.

Hoy hablaremos de un problema actual que ya está resonando en todas partes, justamente atañe a las abejas. Por las redes sociales circulan numerosas alertas: “Si yo muero, tú mueres”, parece decir una abejita. Y es que realmente, hoy en todo el mundo y también en México, “la escasez de colonias de abejas… pone en peligro la biodiversidad y miles y miles de cultivos que alimentan a millones de personas al día”. De tal manera estos laboriosos insectos nos ayudan, que se dice que uno de cada tres bocados que tomas, se los debes a los polinizadores.

2. La especie más conocida entre las 20 a 25 mil especies de abejas que existen en todo el mundo, es la abeja melífera, la productora de miel. Es nativa de Europa y desde ahí fue llevada al resto de los continentes.

En América tropical hay cinco mil especies conocidas, aunque se estima que existen quince mil. En México existen de dos mil a dos mil 500 especies de abejas silvestres, nativas, las cuales generalmente no viven en colmenas sino que hacen “vida solitaria” y suelen ser muy distintas a las abejas comunes productoras de miel. Algunas nos pueden parecer más moscardones que abejas, para que estén prevenidos y no las maten, por favor.

Para estas abejas silvestres, las principales causas de su muerte son la destrucción del hábitat y el cambio climático. También se ven afectadas por los agroquímicos, aún cuando sean utilizados a muchos kilómetros de distancia de su hábitat. También la modificación genética de las plantas y los monocultivos les afectan.

3. Además, la mayoría de las abejas silvestres no anidan en los árboles, sino en el suelo donde hacen túneles. Por eso cuando se utiliza cierto tipo de maquinaria agrícola para apisonar el terreno, éste se endurece tanto que a la abeja le es imposible hacer su nido. Una solución es dejar al menos un surco de tierra suelta por parcela, para que ellas aniden y se reproduzcan estos polinizadores nativos. Es una manera de ayudarlas.

En México como para la mayoría de las especies silvestres, las abejas silvestres se enfrentan a la pérdida de su hábitat, a la contaminación de los ecosistemas y al cambio climático. De persistir estas condiciones, es posible que muchas de ellas desaparezcan sin siquiera haberlas documentado. Sería una tragedia que ellas desaparecieran sin siquiera conocerlas.

4. En cuanto a las abejas melíferas europeas, también su situación es crítica. Ellas -que pueden ser domesticadas y suelen serlo- polinizan cultivos de alfalfa, manzana, tomate, durazno, naranja y más. Están sufriendo enfermedades, cambios de clima y, sobre todo, el uso de pesticidas en especial una nueva generación llamada neonicotinoides (Monsanto y Dow Chemical)*, que las envenenan en cuestión de días o semanas produciéndoles neurotoxicidad; no solamente a ellas, también a las aves y mamíferos. Dichos pesticidas han sido producidos en especial para ciertas plantas modificadas genéticamente y pueden afectar incluso a las personas.

Muchos apicultores son contratados para que sus abejas polinicen determinados cultivos, y ellos por su parte reciben una paga y obtienen la miel que después venderán, por ejemplo, miel de naranjo, miel de mezquite, de manzana, etc. Estas son colmenas trashumantes, no sedentarias, porque son trasladadas de cultivo en cultivo. Fuera de su hábitat natural, estas abejas no pueden polinizar las plantas como lo hacen las abejas silvestres. Pero además, la abeja melífera tiene un producto secundario de la producción de miel: la cera.

5. Entonces tenemos que la abeja melífera es polinizadora domesticada que da su servicio polinizando cultivos específicos, en tanto que las abejas silvestres son responsables de la polinización de los ecosistemas junto con otros polinizadores que no son abejas.

De aquí se deriva que hay dos tipos de apicultura, la una para la agroindustria y la otra la que practican los campesinos indígenas, obteniendo mieles multi-florales de las selvas, manglares y otros ecosistemas.

Además, se tiene la apicultura orgánica, amable con el medio ambiente, mejora la vida de las abejas, del medio ambiente y del ser humano, pues permite a las comunidades humanas nativas conservar, proteger y mejorar su cultura, su tierra, sus tradiciones, el medio ambiente e incluso conservar su lengua; de ahí que su medio ambiente mejora notablemente. La apicultura orgánica es amable con el medio ambiente, mejora la vida de las abejas, del medio y del ser humano.

6. En conclusión, hay muchos miles de especies de abejas con hábitos y hábitat distintos. No todas viven en colonias ni todas producen miel y cera. Pero todas son polinizadoras que brindan invaluables servicios al ser humano y a los ecosistemas.

Todas las abejas -como la biodiversidad en su conjunto- realmente se enfrentan a grave crisis debido a la agresión de los métodos de producción y de cultivo que no son amables con el medio ambiente.

*Empresas responsables del agente naranja que mató -y durante muchos años- a miles de personas en Vietnam; del DDT y otros tóxicos utilizados en la industria y agroindustria.

¿Qué hacer?

Minimizarse la utilización de agroquímicos, detener la frontera agropecuaria [dejar de invadir ecosistemas], evitar monocultivos, plantar plantas nativas, comprar productos de impacto positivo para el medio ambiente y para la gente que los produce, como poblaciones indígenas y pueblos originarios.

Fuentes: www.tv.endesu.org.mx (del programa: ¿Realmente se están extinguiendo las abejas?); www.ecoportal.net; www.es.wikipedia.org; www.ecologistasenacción.org

Share this Story
  • Laudato si' Miscelánea

    La abeja fecunda

    Laudato si’ Por: CRISTINA ALBA MICHEL “Sabemos ya lo que anuncia esta columna de fuego, ardiendo en llama viva para gloria ...
Load More Related Articles
  • Laudato si' Miscelánea

    No se trata sólo de árboles y bosques

    LAUDATO SI’ Por: CRISTINA ALBA MICHEL Hace mes y medio -el 13 de abril- en la reunión del Consejo pre Sinodal ...
  • Laudato si' Miscelánea

    La abeja fecunda

    Laudato si’ Por: CRISTINA ALBA MICHEL “Sabemos ya lo que anuncia esta columna de fuego, ardiendo en llama viva para gloria ...
Load More In Laudato si'

Check Also

La Santísima Trinidad, música de vida, amor y alegría

Por: CRISTINA ALBA MICHEL Dios no tiene principio ...

Anuncio