Editorial, Rincon del Director

En agradecimiento

Mis hermanos lectores, en esta edición deseo manifestar mi entera gratitud a Dios nuestro Señor por el servicio que he prestado en estos cinco años y cuatro meses al frente de esta gran familia de Notidiócesis, así como también a todo el equipo de la Comisión Diocesana para la Pastoral de las Comunicaciones Sociales, que en sus variadas formas sostuvieron el trabajo necesario, todo por el gran tesoro de evangelizar a través de todos los medios posibles.

Este es mi último escrito como director de este semanario. Tomaré un tiempo de descanso para recuperar las fuerzas. Agradezco a todos los que son parte de esta familia, a quienes son parte del departamento de edición de este semanario, a ellos que con familiaridad, confianza y amistad caminamos juntos, ejercimos el periodismo católico para impulsar la obra de Dios mediante la construcción de su Reino a través de la evangelización en la prensa. Gratos recuerdos e innumerables experiencias de fe han sido los que vivimos juntos.

Ustedes, amados lectores, sigan adelante, y los comunicadores que en próximos días celebrarán el día del comunicador, no se olviden que ustedes son apóstoles, incansables pregoneros de la Buena Nueva que con su sencillez, servicio desinteresado e incondicional llevan el Evangelio semana tras semana a los hogares y a los templos.

Dedicaré al descanso y a la meditación personal estos días y semanas que se avecinan, con la finalidad de cargar energía suficiente y seguir mejor el llamado de Dios. Al mismo tiempo, a todas las personas que en distintos tiempos a lo largo del año litúrgico enviaba mis saludos y bendiciones, a los miembros del movimiento Encuentro de Novios, a todos los matrimonios y sus familias con los cuales compartí la alegría de gozarnos en la fe y la amistad, fui y seguiré siendo parte de su familia. Al Movimiento Familiar Cristiano, que en los últimos años atendí con esmero, dedicación y pasión cada semana en el trato con los matrimonios y las jóvenes parejas de novios, mi bendición. De manera especial saludo y bendigo a la comunidad de fieles de San José de los Vientos, que me enseñaron a caminar junto con nuestro Buen Pastor.

En el camino de la vida es importante hacer una pausa, como el mismo Cristo invita a sus discípulos a descansar con Él: «’Vengan conmigo a un lugar tranquilo y solitario a descansar un poco’, porque iban y venían tantos que ya no les dejaban tiempo ni para comer».

Mis oraciones con ustedes y me encomiendo a las suyas, así seguiremos unidos en sintonía con nuestro Dios, bajo el amparo de María Santísima, estrella de la Evangelización.

Dios con nosotros.

P. Fernando

Share this Story
  • Editorial Rincon del Director

    En agradecimiento

    Mis hermanos lectores, en esta edición deseo manifestar mi entera gratitud a Dios nuestro Señor por el servicio que he prestado ...
Load More Related Articles
Load More In Editorial

Check Also

La Santísima Trinidad, música de vida, amor y alegría

Por: CRISTINA ALBA MICHEL Dios no tiene principio ...

Anuncio